jueves, 27 de junio de 2013

HEMOS CONFUNDIDO CACHETE CON MALTRATO

De nuevo voy a referir a mi juez favorito Emilio Calatayud, espero que no me acuse de acoso, en  una conferencia en la ciudad de La Coruña, se ha manifestado muy crítico con la labor de los padres, el sistema educativo y los políticos por permitir que haya varias generaciones que se han criado con derechos pero sin deberes.
          El, que conoce bien la ley, es juez de menores en Granada, clama contra un sistema: el judicial y el educativo que no permite a los padres “interferir” en la vida de los hijos mal interpretando, dice y de ello participo, que “confunden un cachete con maltrato”, igualmente estoy con el cuando dice: “Si los padres no pueden interferir en la vida de sus hijos es muy difícil que puedan educarlos sobre la base de valores”.
         Ya me he manifestado en alguna entrada sobre  frases que  algunos padres hacen, una de ellas dice  “soy amigo/a de mis hijos/as”, reniego de ese comentario, con respecto a mis hijas, hoy me han hecho abuelo, hemos sido padres y no amigos, bastante difícil es la tarea de educar a los hijos como para hacer también de “colegas”. Es necesario transmitir a los menores, desde todas las instancias que los hijos/as además de derechos, tienen obligaciones mientras vivan bajo la potestad de los padres, a continuación el juez se pone la toga y en términos más enérgicos dice: “ si a los 18 años no están de acuerdo con la disciplina, ya saben dónde está la puerta”, seguramente se ha dejado llevar por  el hecho de estar entrando en su juzgado más casos de malos tratos de hijos a padres sin distinguir clase social, sin embargo aclara que “nunca ha condenado a un gitano por agredir a sus padre”. En estas fechas ha habido una noticia sobre el asesinado de un padre por su hijo después de que este saliera de la cárcel,  el hecho ocurrió en Cenes de la Vega muy próximo a Granada.

40 comentarios:

  1. Para educar la palabra, el entendimiento y la comprensión...ser un referente en mayúsculas.
    Ponerte a la altura de un niño, de un adolescente, meterte en su cabeza y recordar nuestra infancia...actuar desde esa perspectiva puede ayudar a dejar los cachetes de lado.
    Entender simplemente que hay métodos educativos que funcionan a la perfección sin tener que levantar nunca la mano, el gesto ya es feo de por si...

    No creo que sea cuestión de interferir en la vida de nuestros hijos, mejor vivirla con ellos, compartirla.
    Hay muchos padres que pasan muy poco tiempo con sus hijos, que no escuchan...una de sus obligaciones es estar con ellos y hablar...cosa que en la actualidad muchos dejan este trabajo de padres con la excusa del cansancio y es más fácil pegar un cachete porque descargan su malestar cuando un niño se pone a "molestar" cuando su padre/madre viene del trabajo cansado.

    Primero educar a los adultos, sin cachetes tampoco, para que luego ellos sepan lo que es ser padres y educar a sus hijos...

    Emilio, que nunca estamos de acuerdo, jajajaja...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre el tema que se trata creo que lo planteas de forma idílica.

      ¿Como que no estamos de acuerdo?, lo que tenemos es contraste de los puntos de vista, diría que de forma civilizada podríamos llegar hasta a encontrarnos en la mitad del camino.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Siento una gran admiración por el juez Emilio Calatayud y leo todo lo que cae en mis manos referente a él. Quizás porque los métodos que el propugna para la educación son los mismos que mis padres emplearon conmigo. La lógica de sus razonamientos es aplastante y muy a tener en cuenta.
    Por lo demás, solo suscribir lo expuesto en tu entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El habla con conocimiento de causa como juez y también desde lo personal. Fue un adolescente complicado y gamberro, es lo que siempre suele contar, como consecuencia de ello estuvo en un internado de los conocidos como duros, un juez partidario a que los jóvenes aprendan que sus actos tienen graves consecuencias para su futuro antes que hacerlos pasar por lo peor, la cárcel, y de este modo arruinarles sus vidas.

      Saludos

      Eliminar
  3. Educar es una tarea ardua y sumamente difícil a la que nadie te enseña,más bien creo que, depende mucho de cómo te hayan educado tus padres a ti y esa educación, es la base para la actuación respecto a tus hijos.
    No creo en la educación sin disciplina y no por ello, se quiere menos a los hijos ni mucho menos. Todo tiene un límite y se puede interactuar con los hijos desde el cariño más sólido, la complicidad y la disciplina;repito.
    Pensar que se es amig@ de los hijos es algo romántico,pero en realidad es ser un padre o madre que ha conseguido el equilibrio entre autoridad y amor, nada fácil, pero no imposible.
    Considero además, que es fundamental tener un referente en el que apoyarse y los padres debemos ser el puente entre la comodidad, seguridad y apertura al mundo,que en muchas ocasiones les hará caer al río de la vida. Nuestra misión es hacerles saber que estamos aquí, pero que son ellos quienes tienen que nadar y salir a flote.
    Esto es imposible si no hay disciplina a la par que ese innegable e incondicional amor que nace aún antes que ellos.
    Es un hombre muy sabio tu juez y aquí no haces más que valorarlo,por tanto,no creo que se sintiese acosado jamás,ja,ja,ja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que difícil es educar, educar en casa, no lo podemos hacer de acuerdo con nuestras costumbres, ni emplear los métodos que queremos, la calle se mete en nuestros hogares, entre nuestros hijos y nosotros.
    Una buena entrada muy bien definida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hijos aprenden en la calle con los amigos, aprenden de los medios de comunicación (televisión, Internet, juegos...) y de los padres. En tu entrada, manifiestas que no podemos educar en base a nuestras costumbres ni emplear los métodos que queremos, me agradaría poder ampliar esos dos argumentos y las causas por las que crees que no se puede hacer, lo normal es educar en función de nuestras costumbres empleando los métodos educativos que formen en valores a los niños, bien es cierto que hoy educar es mas difícil que ayer, los padres están fuera de casa, los niños aunque están menos en la calle sin embargo se "traban" toda la tele con mensajes subliminales y los juegos, ¿que podemos decir de unos juegos que solo enseñan violencia?. Los antiguos padres, los que hoy somos abuelos, decíamos que a los hijos había que "atarles corto", frase que no entienden los padres de hoy, al querer dar plena libertad a unos jóvenes que aún no la saben usar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Educar, entre otras cosas, es decir NO cuando es necesario.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabra que para muchos padres de hoy es muy difícil de pronunciar. Comparto tu opinión.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Por lo que leo y por mi experiencia has dado con un tema complejo, educar no es fácil siguiendo ningún método. Hay tantos elementos que no podemos controlar que la labor de los adultos que han de educar siempre es compleja.

    Estoy muy de acuerdo con Emilio Calatayud y contigo... No se puede ser amigo ni de los hijos/as, ni de los alumnos/as, otra cosa es que exista una gran confianza pero no es el papel de los adultos.
    De acuerdo con que es inocuo un cachete, mejor evitarlos pero no pasa nada. El exceso de diálogo y de elección con los niños/as puede ser tan tóxico como un cachete. Recuerdo a una amiga que en una ocasión me dijo, el primer error que cometí con mi hija fue cuando le ofrecí si quería un Petit Suisse o un yogurt... reí mucho con su comentario pero que acertado es.

    Un tema que da para mucho debate...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices en cuando a la dificultad de educar, la cuestión es que hay que hacerlo de la mejor manera posible y es aquí donde se plantea el como educar, hemos pasado de una generación, la mía, en la que la "letra con sangre entraba", no han sido pocos los golpes físicos y psicológicos que hemos recibido los que hoy somos abuelos, cuando nos tocó educar a nosotros, quisimos que ellos nos sufrieran, les dimos plena libertad, demasiada libertad, puede que las consecuencias de aquello se estén pasando ahora.

      Tu último comentario que puede parecer un "chascarrillo", tiene mucha profundidad y es digno de analizar, es el claro ejemplo del exceso de libertad y a partir de aquí sacar más consecuencia.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Esto que traslado a continuación lo dice Carlos Gonzalez, educador, en su Blog "de la Escuela del conocimiento a la de la Sabiduria", estoy de acuerdo en su filosofia de como educar empoderando aunque como soy de la "generación del cachete" me cuesta seguirla.
    Educar desde el corazón es tener el privilegio de sentir al hijo o al alumno como un astro con luz propia, al que admirar, del que nutrirse, del que aprender.. y a la vez como un compañero, un amigo con el que descubrir la vida y sus maravillas
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se de que generación serás, yo estudie en los años 60 y la cosa cuando se ponía dura era algo más que un cachete.

      Si todo eso suena muy bien y es otra teoría más de la educación, pero ¿que hacemos cuando hay un empecinamiento?, no se habla de estar con el cachete permanentemente, eso si que seria maltrato.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Nunca he sido de las de la letra con sangre entra.
    Y debe de ser por la de collejas y palos que me recibí por indisciplinada y rebelde en la escuela (de mis padres, jamás... curioso, eh??)
    Pero confieso que no me he privado de dar una buena nalgadita cuando la ocasión lo ha requerido y se había instalado un diálogo de sordos y una rabieta incontrolada e injustificada.
    El caso es que el No de entonces... está desprovisto del mismo significado del No de ahora.
    Un justo medio...(?)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Traslademos tu nalgadita y mi cachetito. Comparto tu apreciación sobre los Noes de antes y de ahora.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Tengo la sensación de que estamos viviendo la ley del péndulo y siempre nos encontramos en los extremos, ¿no podríamos tener un poco de más sensatez?, ¿por qué no sacan de la bazofia de la tele a tanto mentecato y no le dan más espacio a personas de la sensatez y calado humano del juez Calatayud?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto nos ocurre porque no se ha roto con el pasado, cada grupo político es incapaz de acordar una ley educativa, cada uno aplica su ideología y así nos va.

      Saludos

      Eliminar
  10. No educar con violencia ya que ello genera más violencia de parte del que es agredido. Pero una sanción, un no, cuando la cosa es grave, siempre viene bien. Además uno de los padres no debe interferir en la decisión que ha tomado uno de ellos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu último punto es fundamental, las sanciones deben de compartirlas los padres, ambos.

      Saludos

      Eliminar
  11. Estoy de acuerdo jamás se puede decir soy amigo de mi hijo,ya que existe una distancia de gustos conocimientos de la época con los hijos.

    Tratar de ser un padre no bueno pero si correcto es lo más esencial.

    He tenido la norma de quitarle a mis hijos caprichos banales y darles otros más costosos pero les he hecho ver que no se les puede dar todo lo que piden.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser padre o madre ya es trabajoso para meter más añadidos que a nada nos llevan.

      Saludos

      Eliminar
  12. Nuestro ejemplo, nuestra disciplina, a veces ese rigor, es en mi opinión, muy necesaria para educar en el respeto y la responsabilidad tan necesaria, el conocimiento de que antelo que hagas tendrás que asumir consecuencias

    Soy partidaria de ser madre, no colega como bien dices tu
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos es el tema en cuestión.

      Un saludo

      Eliminar
  13. No sé qué ha pasado con mi comentario que no ha salido. Te decía que no puedo añadir nada nuevo a lo ya dicho y que suscribo tu entrada de la A a la Z, sin quitar un sólo ápice. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Felipe, son las cosas que nuestro amigo blogger nos hace de vez en cuando y más a menudo de lo que nos gustaría.

      Un saludo.

      Eliminar
  14. También ese juez es mi favorito, siempre que abre la boca estoy de acuerdo con él y en este caso mucho más estamos creando una casta de déspotas que sólo saben de derechos y nunca de obligaciones, luego este hecho se vuelve contra los mismos padres que son maltratados diariamente por los hijos y quizás no sea lo peor, VOY A DECIR UN DISPARATE, que mueran a sus manos porque el maltrato psicológico continuo y machacón creo que les hace tanto daño, que es como estar muertos en vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El maltrato psicológico es el peor y no se ve.

      Saludos

      Eliminar
  15. De acuerdo con tu artículo, Emilio.

    1- Los hijos desde pequeños necesitan límites firmes y certeros, cosa que les sirve para contener sus ansiedades y temores, ya que delimita su mundo.
    Desde la cuna deben entender los niños que "no todo vale" ni que son omnipotentes.
    Hay otros seres a su alrededor, a los que le deben tener en cuenta y respetar y que conforme su edad, tienen ciertas obligaciones ¡por supuesto!. Sin límites, estamos criando psicópatas, un mal de nuestra época.

    2- Los padres no podemos ser "amigos" de nuestros hijos, sino sus padres formadores, educadores, proveedores de manutención, afecto y respeto hacia los niños, también. Es un gravísimo error, desde el punto de vista psicológico, equipar poniendo al mismo nivel el subsistema parental y el filial, que tienen y deben estar en una relación jerárquica.

    Un abrazo, Emilio



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que lo de "criando psicópatas" es un modo coloquial de hablar aunque vayamos camino de ello, por lo demás, comparto tus puntos de vista.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Si en todos los demás aspectos de nuestra sociedad se nota la deficiencia en la educación, en el tema de los niños no podría ser la excepción. Niños con pañales pegando a sus padres, escolares acosando a profesores, adolescentes haciendo la vida imposible a sus progenitores; ausencia de valores esenciales que aún en las sociedades más desarrolladas como Finlandia no se han perdido. Podríamos culpar a la abundancia, pero en los paises más pobres se nota el respeto de los niños por sus mayores; se ha confundido libertad con libertinaje y eso en la familia también tiene un ingrediente muy alto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho de que los padres estén muy ausentes en la educación de sus hijos, de que en la escuela no se enseñen valores, que los niños estén demasiado tiempo con la televisión puesta, el ordenador sin un control y jugando con la play a juegos enormemente violentos, con toda esta amalgama ¿que podemos esperar?.

      Saludos

      Eliminar
  17. Estamos de acuerdo, los padres son padres, y si intentan ser amigos no serán buenos padres, ni siquiera regulares, lo harán mal seguro. El cachete a tiempo evita muchas cosas, y eso no quiere decir que se pase al maltrato, eso es otra cosa. Ahora está ocurriendo lo que no ha ocurrido en el pasado, hay un alto porcentaje de padres que dimiten como padres entregando a sus hijos al organismo competente porque no pueden con sus hijos, el maltrato de hijos a padres es en estos casos, casi siempre, la causa de esta impotencia, si los hijos llegan a esos extremos es que los padres no han hecho su trabajo. Cada día veo actuaciones de padres jovenes que me hacen pensar que para ser padres deberían pasar un curso de preparación, algo que se transmitía antes de padres a hijos, en algún momento se cortó esa transmisión y se fastidió todo.
    Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rita ¿que quieres que diga?, comparto letra por letra todo lo que dices, especialmente esa que dices sobre los cursos de preparación para padres.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Mis hijos aún son pequeños,pero ya me doy cuenta de q los padres somos padres,no coleguitas.
    Tienes razón.
    Bss,Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos no lo entienden así, son "amigüitos".

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Emiliamigo

    Por supusto que estoy de acuerdo contigo... Con mis nietos (4 chavales y una muñequita..) sigo haciendo lo que hacía con mis hijos: convivir con la manera mejor y posíble. Punto.

    Te encontré a través del blog de Miquelamigo... Y en buena hora lo hice, porque cuando llegué aquí me encontré con un blog muy interesante, con uno estupendo grafismo y textos muy buenos. ¡Por lo tanto, te doy mis más sinceras felicitaciones!

    La blogosfera es algo fascinante, una manera de hacer amigos, lo que me encanta, sino también preocupante por los peligros que puede que presente. Pero como creo que hacer Amigas y Amigos es una de las mejores cosas en el mundo, ya estoy a seguirte y empezar a hacer comentarios en este blog tuyo.

    Y cómo el Amor con Amor se paga... espero que me visites en mi Travessa – www.aminhatravessadoferreira.blogspot.com . Gracias

    NB – 1) El texto de este mensaje es mío, pues que no necesito recurrir a Google Traductor, porque yo intenté hablar y escribir castellano, lo que hago desde que tenía seis años. Por supuesto, te pido, por tanto, que me digas si hago muchos errores para que me pueda corregirlos, lo que te agradezco. Y tengo que añadir que me encanta el castellano, mi segunda lengua…

    2) Si quieres colaborar con mi Travessa, es decir allí publicar textos tuyos en Prosa (30/40 líneas en cuerpo 14/16) envíamelos para hantferreira@gmail.com Tendré mucho placer y honor. Por supuesto, puedes mandármelos en castellano. Nosotros, los portugueses somos muy… poliglotas… rsrsrs

    Desde Lisboa te envío

    Abç = abraço = abrazo

    Henrique (Con H…)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Henrique, gracias por acercarte a mi blog y comentar en un castellano perfecto, ya me gustaría poder responderte en Portugués pero soy incapaz de ir más allá del mio y además lo hago mal.

      Me paso por tu blog y estaré encantado de hacerme seguidor tuyo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Tema difícil el de la educación. Pero con el "cachete" no estoy de acuerdo. La violencia es siempre muestra de incapacidad de quien la usa para resolver la situación de otra manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos el primer punto, con el segundo está claro que divergimos de ahí el título de la entrada, no entiendo que un "cachete" sea violencia.

      Saludos

      Eliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN