domingo, 21 de octubre de 2012

LOS CUENTOS DE LA ALHAMBRA Y LOS VIAJEROS

                   Hace unos días, en el club de lectura al que pertenezco, comentamos el libro de Washington Irving (1783-1859), “Los cuentos de la Alhambra”. Hablar sobre este libro para un granadino, debería de ser una satisfacción, especialmente para un adulto que de niño se sentaba en el Palacio de Carlos V y sus padres le contaban historias de lo que por allí ocurrió; recuerdo que fue uno de mis primeros libros de lectura; hoy, 45 años después, aquel libro ha perdido todo su misterio e interes; tras sus lineas, solo leo prejuicios, tópicos y estereotipos que han marcado a los granadinos y andaluces en particular y a España en general a lo largo de este periodo.
               El Sr. Irving, considerado como el primer escritor de los Estados Unidos, vino a España a estudiar la documentación relativa al descubrimiento de America, a partir de ahí, este abogado de familia acomodada, llegó a ocupar el puesto de Embajador en España (1842-1845), viajó por Andalucía visitando Sevilla y Granada, en esta  ciudad, y gracias a sus influencias, fija su residencia en aposentos de la misma Alhambra. Acompañado de su guía particular, un vividor llamado Mateo Jimenez, le muestra y le cuenta al escritor-viajero todo lo que de “oriental” tiene la Alhambra, así como aquello que Irving quería escuchar, lo que no escuchaba, la imaginación del escritor-romántico hizo lo demás, allí donde la Granada real no cubría sus necesidades, surgía la Granada inventada, había que escribir unos relatos-cuentos-leyendas que se ajustasen a lo esperado de su tiempo.
         Las imágenes arquetípicas que tenían aquellos viajeros aún permanecen casi 200 años después, es la que muchos turistas buscan en nosotros: la mujer granadina de ojos negros y rasgados, los toreros y las flamencas caminando por nuestras calles, los toques de guitarra, gente alegre y exótica sojuzgada por el papel de la iglesia gracias a nuestra ignorancia, pereza y pobreza, estos son algunos de los calificativos que cuenta el “maravilloso” libro de Irving, un libro que se vende como rosquillas a cualquier turista que se precie, cuando no lo traen ya bajo el brazo.
         Los cuentos-leyendas, aparentemente inocentes, están llenos de metáforas que nos colocan en mal lugar; claros ejemplos,  la leyenda de las tres hermosas princesas donde veo el frustrado intento de no saber  unir las tres culturas: árabe, judía y cristiana. Otra de las leyendas nos indica mediante la correspondiente metáfora, la nostalgia del desaparecido poder del Reino Nazarí, por no hablar de las leyendas que relatan los múltiples tesoros que están escondidos en la Alhambra debido a la rápida huida de sus moradores recordándonos todo lo que  perdimos.
         Puede que como Antropólogo este libro lo analice con “otra” mirada con lo que se llama “mirada antropológica y de cómo el otro/los otros nos ven”. El mismo titulo contiene, desde mi punto de vista,  una ironía, la de elevar a cuento lo que puede entenderse como una trágica historia: la pérdida de una cultura.
         No se puede negar que el libro tiene algo positivo, Irving fue el primer turista de la Alhambra, hoy la visitan más de dos millones de personas al año, miles de granadinos viven gracias a ello. Con sus denuncias contribuyó a la conservación de un monumento que en esos momentos era ignorado y despreciado y que hoy, de no ser por el, seguramente habría desaparecido ;  los granadinos ensimismados como estamos con el  monumento como con Sierra Nevada, perderíamos nuestras señas de identidad, todo en nuestra vida gira en torno a ellas, en cierta medida es lo que nos ha dado a conocer al mundo pero también lo que nos ha arruinado como ciudad, los granadinos no hemos sabido, podido o querido sobreponernos a ambos monumentos y aquí estamos, siendo de los últimos en empleo, en PIB y en cualquier indicador económico y social, eso sí, tenemos la Alhambra y Sierra Nevada ¿para que queremos mas? .
Puede que Irving llevara razón.  Emilio Manuel Martín

32 comentarios:

  1. En fin, el topicazo es algo inherente a nuestra cultura. Aún recuerdo con gracia la mala leche que destilaba Jardiel Poncela en su "amor se escribe sin hache" cuando coloca a un inglés que busca bandoleros tipo "el Tempranlillo" en plenos años 20, y Zambombo (El prota) le dice que "ahora van vestidos de verde con un tricornio acharolado en la cabeza, como ese señor que va por ahí...." Desternillante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, no se si es deternillante que por el mundo nos conozcan como vagos y maleantes.

      De hecho que dicen hoy que somos los españoles, unos irresponsables gastando de forma irresponsable, cuando para nuestra desgracia han sido cuatro los que se lo han llevado calentito, pero esos topicasos hacen de los españoles tengamos poca credibilidad, salvo que sabemos vivir de puta madre, solo que hoy, en el mundo capitalista en el que estamos, para vivir hay que ganar dinero y producir y parece que eso, según dicen, y así parece, según estadísticas, estamos por los suelos.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pero los topicazos son mentira. Un alemán al que conocí decía que todos los españoles eran vagos, y le dije "claro que sí, y todos los alemanes, nazis dando vivas a Hitler a todas horas". Él se ofendió y dijo que eso era mentira y yo que lo otro, también. El que se atreve a dar por ciertos los tópicos tiene que asumir los propios.

      Eliminar
    3. Juli, llevas mucha razón, de ahí un comentario que acabo de poner, en cuanto a que, Irving como Ingles-Americano, diera respuesta a nuestra soberbia pasada como conquistadores y amos del mundo.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Esa es la visión que difundieron los viajeros del XIX y que aún sigue viva y ahora más con los bandoleros que pululan por ahí, que no paran de robar de las arcas públicas, la cosa va en aumento.













    de robarnos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han cambiado las maneras, unos robaban para dárselo a los pobres, y ahora roban para ellos mismo. La diferencia no es chica.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Creo que tú mismo, Emilio, te das la respuesta. Los viajeros románticos (en el caso de Granada especialmente Irving, pero fundamentalmente ingleses y franceses), no vinieron a retratar la realidad que encontraban, sino aquello que les hacía soñar; pero sin duda nunca hemos tenido en España y en especial en Andalucía mejores promotores turísticos. Ellos sellaron unos estereotipos que los visitantes de hoy siguen buscando y que de algún modo les seguimos sirviendo. Para quien quiere saber, para quien quiere descubrir la verdad, esta está al alcance, pero ya sabemos que esto viene a ser como una caricatura, donde todo está deformado por las exageraciones de los apéndices.
    Ya sé que no se ajusta a la verdad, sino a su verdad, pero bendito sean estos viajeros que dieron noticia de nuestra existencia y que hablaron de bandidos y toreadores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que también quería trasladar en la entrada es como determinados libros varían en función del tiempo y la edad en la que los leamos.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No son esos libros los que varían, Emilio, sino nuestra apreciación de ellos. ¿No crees?

      Eliminar
  4. Creo, a mi parecer, y sin ser un experto en la materia, que España está llena de tópicos, tópicos que nada tienen que ver con la realidad. Creada hace tiempo o de nueva creación, nos loss tomamos como ciertas nosotros mismos... por supuesto no la que hablan de nosotros, si no la del vecino, esa, si que es cierta. Muchas de estos tópicos los alimentamos y acrecentamos nosotros mismos para obtener un beneficio, una excusa, o simplemente, porque nos gusta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tópicos y estereotipos que hacen mucho daños a las personas y a los pueblos, aunque en un principio puedan resultar graciosos o aparentemente beneficiosos, a la larga perjudican mas que benefician.

      Saludos

      Eliminar
  5. Da igual, Granada puede con todo y con todos porque es una maravilla en si misma, sin olvidar a sus gentes!
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genín y te ha faltado decir y sus tapas, unas tapas que se creen que te las dan gratis, pero a 2€ la caña ya te la pueden acompañar con algo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo creo que cada uno, sin entender mucho del tema, ve las cosas como le interesan; cuando vamos a ver una ciudad cargada de historia, lo normal en muchos y me incluyo es que en lugar de pensar en por qué el sitio es así y todo lo que allí hubo que le dió la importancia que ahora tiene, lo retratamos a nuestra conveniencia y sentimos orgullo de haber estado allí. He visto la Alhambra no pocas veces y cada vez que voy me quedo más impresionada. ¿Y ves? A lo que más importancia le doy es al estilo arquitectónico y no precisamente a su historia.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Ojo!! que el libro de Irving de historia no tiene nada. La historia de la Alhambra es trágica y maravillosa al mismo tiempo.

      Me siento Granadino y me encanta mi ciudad,lo que no me gusta son las chorradas que últimamente escucho contra los andaluces, muy parecido a lo que Irving pone en su libro, lo que se dice no viene ni de ingleses, ni franceses, ni americano, viene de algunas esquinas y centro del país.

      Cuando visito otras ciudades del resto de España de Europa o del resto del Mundo me siento muy agusto en ellas, intento conocer su historia, su arquitectura, su gastronomía y sobre todo sus gentes. Bien en cierto que eran otros tiempo.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Sin duda todo puede ser leído desde otro punto de vista y con las gafas del pesimismo puestas, todo ser negativo.

    Creo que las leyendas son mágicas, hermosas propias del romanticismo, y dificilmente culpables del PIB de Granada. Aunque sin duda ayudan a dormirse en los laureles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy pesimista, muy al contrario trato de ver lo positivo y como dice el refrán no hay mal que mil años dure. Lo que si es cierto es que no todo es como parece, de ser todo tan idílico la mentira ni la hipocresía existirían.

      Pilar, hay que vivir en Granada durante un tiempo para conocer que aquí estamos obnubilados con ambos muestrarios: La Alhambra y Sierra Nevada (3.000.000 de turista al año),gracias a ello, somos una de las ciudades de más bares por m2 de España, eso sí tenemos una de las Universidades más grandes y antiguas de España que es un foco de parados y de fiestas todos los fines de semana.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Hay que situar cada cosa en su contexto; cuando W. Irving escribió esa obra...ya sabes cómo estaba de abandonada La Alhambra. Pero tienes razón en mucho de lo que dices; Granada, que es una de las ciudades más hermosas del mundo, debe despertar y no dormirse en los laureles de su propia hermosura. Por cierto, hace pocos días que la he visitado por séptima vez, era sábado y...se la comían los turistas, demasiados para mi gusto, y eso que yo también lo era, pero...
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tu, soy un enamorado de la Alhambra, la he visto y visitado por todos los rincones, incluso con ella- Patrimonio de la Humanidad, algunos listos han querido hacerse ricos.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Si no recuerdo mal, un tal "el pocero" en la época del bum inmobiliario, manifestó, me imagino que en broma, o no, que le podrían dejar la Alhambra y de ella sacaría los mejores apartamentos.

      Eliminar
  9. Hola Emilio, cuando visite la alhambra ya hace un tiempo compre allí el libro que aunque esté lleno de tópicos a mi me gusto, porque para entender nuestra historia hay que haberla estudiado y vivido, y claro eso solo se entiende siendo español. Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando los descubridores españoles llegaron a América, dijeron que los habitantes que allí habitaban eran unos salvajes y que carecían de alma. ¿No se puede entender el libro con una justa venganza de un Ingles-Americano llamado Irving en ponernos a parir de forma fina?.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Quédate con lo positivo: W.Irving ha hecho posible que muchos granadinos se ganen el pan gracias al trabajo que proporcionan los miles de turistas que visitan Granada. ¿Tópicos? ¿Donde no los hay? Los alemanes son cabezas cuadradas, los franceses chovinistas y mariquitas, los ingleses estirados, los italianos conquistadores. Y aquí en España los catalanes tacaños, los sorianos hornicados, los aragoneses cabezones, los gallegos ambiguos, los castellanos austeros, los andaluces vagos, los vascos y navarros terroristas, los valencianos fatuos, los extremeños atrasados, los madrileños chulos, los murcianos falsos... ¿para qué seguir? En todas partes cuecen habas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe, no me importaría ser un cabeza cuadrada con muchas empresas en donde pudieran trabajar muchos ciudadanos granadinos que no tienen trabajo; si no me equivoco estamos entre las 5 provincia con más paro a todos los niveles, incluido el juvenil, y a no ser que pongamos todos un bar para turistas dudo que esto tenga arreglo.
      Hasta donde el granadino es peculiar que antepone el fútbol como problema social antes que todos los que tiene por delante que no son pocos. Otra cuestión, nuestra capacidad de dialogo es prácticamente nula, nuestro "querido y amado alcalde" solo sabe reivindicar la Alhambra y Sierra Nevada, pero tenemos "patas arriba la ciudad" metro inacabado, suciedad en las calles, una deuda municipal insalvable, peleas a diario con los barrios. Como te decía, no me importaría asumir esos tópicos si luego tuviera el valor añadido, solo que unos pocos, los que más suenan, hacen que parezcan que son verdad. Es como lo de los políticos y banqueros, ni todos son ladrones y todos son ineptos, pero hoy, todos están en el mismo saco.

      Saludos

      Eliminar
  11. De tópicos está la vida llena. Unos viven de ello y otros se aprovechan.
    Y así sucesivamente.
    Que le vamos a hacer!

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gala llevas razón, aunque en sociedades cultas y avanzadas este tipo de calificaciones están de más.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Ocurre mucho que cuando releemos un libro al cabo de muchos años de haberlo leído por primera vez, se pueden tener sensaciones opuestas, una que te decepciones profundamente, como te ha ocurrido a ti. La nueva visión de antropólogo que ha leído el libro no es la misma del que lo leyó por primera vez y de ahí tu opinión nefasta del libro. La otra posibilidad, mucho más gratificante, es releer un libro que hemos leído en la juventud, a una edad madura y descubrir otro libro completamente diferente que nos apasiona. Eso me pasó a mí con El Quijote. Como era lectura obligada en la Facultad, época en que yo trabajaba, estudiaba e iba al Instituto Francés, me lo empapucé como pude, sin saborearlo. Treinta años más tarde lo leí con auténtico placer, lo disfruté me reí y ahí lo tengo para darle de vez en cuando una ojeada.
    Lo de la Alhambra y el turismo, como tú dices, tiene la cara y la cruz. Un abrazo Emilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he manifestado en varios escritos, incluso creo que tengo una entrada al respecto sobre el Quijote. Para mi desgracia aprendí a leer y a escribir con el sistema clásico de la época "la letra con sangre entra", ya te puedes imaginar lo que pienso del Quijote a pesar de las muchas veces que he intentado releerlo.Aún recuerdo algunos de mis errores y de sus consecuencias 55 años más tarde.

      Un saludo

      Eliminar
  13. Granada y sus alrededores son preciosos. Que el Sr. Irving venga a darnos a conocer otras circunstancias poco o nada pueden importarnos.Tal vez tengas razón en la ofensa. Ayer diste tú y hoy me toca a mi. Maravilloso. Un fuerte abrazo. Verás, que despues de muchos tiempo he vuelto por estas lides, aunque estoy un poco más "recortado· que antaño. Prometo intentar cumplir con todos vosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de volver a verte por estos lares, "recortado" o no, hay que celebrar que tienes ganas de seguir con tus rutinas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Hace años que leí los Cuentos de la Alhambra y entonces no caí en la cuenta de los tópicos. Creo que, en términos generales, los tópicos esconden un fondo de verdad, o que fue verdad en su momento, y mucho de adorno. Buena ocasión, en cualquier caso, para releer a Irwing y para volver a Granada en cuanto surja la oportunidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No por repetir hasta la saciedad que los andaluces somos vagos (tópico)y hasta maleantes es cierto,los andaluces a la década de los 50 y 60 inundaron Europa, especialmente Alemania, para reconstruirla, en ese mismo periodo Cataluña y el País Vasco estaba poblado de andaluces, hoy son las segundas generaciones las que viven por allí. No quiero remontarme mucho más atrás en cuanto que muchos de ellos fueron los que descubrieron otros territorios.

      El trabajador andaluz ha estado acostumbrado a trabajar de sol a sol en el campo, la desgracia de Andalucía son sus señoritos que aún perduran.

      Saludos

      Eliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN