sábado, 28 de enero de 2023

QUE AGUSTITO ME HE QUEDADO, ¡¡CAPULLO!!

 

      Que agustito nos quedamos cuando en algún momento decimos una palabra mal sonante, hay veces que hasta nos dirigimos al televisor para desfogarnos y que  bien nos sentimos cuando lo decimos, parece que nos hemos quitado un peso de encima.

        Creíamos que hablar de esa manera era de maleducados y malhablados, estábamos equivocados, según la revista Lingua revela que los tacos producen “una poderosa expresión emocional y sirven para lograr relaciones interpersonales, tanto positivas como negativas”

        En los tiempos modernos, las palabrotas más reconocibles caen en una de tres categorías principales: religión (p. ej., maldición, infierno); sexo y partes sexuales del cuerpo (p. ej., follar, coño, pinchazo); y palabras relacionadas con las excreciones corporales (p. ej., mear, culo, mierda, caca, pedo, pis).

        Gracias a un trabajo liderado por el director del Centro de Ciencia Cognitiva de la Facultad de Lenguas y Educación de la Universidad Nebrija, y el Área de Lingüística de la Universidad de Alicante, los improperios más usados en España son: gilipollas, imbécil y cabrón/cabrona. Completan el 'top 10' con subnormal, hijoputa/hijaputa, tonto/tonta, idiota, puto/puta, capullo/capulla y payaso/payasa.

        Estos insultos funcionan como una pequeña válvula que libera presión de esa olla emocional que somos todos. Ante determinados momentos "es mucho más fácil decir un insulto que dar un golpe encima de la mesa, y nos viene bien para canalizar esa energía negativa hacia fuera sin hacer demasiado daño a nadie"

        El trabajo concluye diciendo que “ningún insulto es gratuito”.


Leo en la revista satírica "El Mundo Today"este titular que sirve para completar esta entrada:

"La Real Academia recuerda que la palabra «momia» pasa a considerarse ofensiva y sugiere sustituirla por «senador» o «senadora»"

23 comentarios:

  1. Un buen taco alivia hasta el dolor producido por un martillazo. Y suscribo que ningún insulto es gratuito, puede que sea escaso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos te quedas descansado, no arreglas nada, pero te relajas.
      Saludos

      Eliminar
  2. Subnormal a dia de hoy - y con razón - está mal visto. En general, las palabrotas suenen mejor y mas fuerte en castellano que en catalán, con alguna excepción, como: Carallot! o la deliciosa: Sinvergüensa!, Hay algunas variantes que suavizan el insulto: Casum dena quierfe decir en realitat em cago en déu. Hay quien dice que no insulta, sinó que define.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien estruja el diccionario, pero un taco es un taco, pongámoslo como lo pongamos.
      Saludos

      Eliminar
  3. Muy ameno tu post de hoy. Desde luego, desahogarse es necesario y para eso están este tipo de palabras.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cierta medida tiene algún punto en común con el tuyo de hoy.
      Saludos

      Eliminar
  4. Me gusta la entrada de hoy, además la comparto. Un taco en determinadas ocasiones es un bálsamo y muy justificado, libera ...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no olvidemos, como digo al final, que ningun insulto es gratuito y que pueden traer alguna consecuencia, hay también saber el momento y el lugar de decirlo.
      Saludos

      Eliminar
  5. Si encima se lo diriges a un árbitro, el éxito está asegurado :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos no te escuchan, lo que más sufren pueden ser la madres, que siempre se acuerdan ellas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Una curiosidad: ¿lo de la RAE es verdad o es un cachondeo tuyo?

    ResponderEliminar
  7. Emilio, a mí no me salen tacos excepto: "de puta madre" para decir algo bueno.
    Lo de "momias" muy bien logrado je, je. Hay demasiadas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanpoco somos en casa especialmente "tacosos"alguna vez se escapa la misma palabra que has indicado o "cojones" como exclamativa. Aunque no te voy a negar que cuando sale algún político soltando sus sandeces elevo el tono.
      Saludos

      Eliminar
  8. Pues sí a veces llamar a alguien gilipollas ayuda y mucho a quedarse más que bien, "la putada" es que estamos rodeados y rodeadas de gilipollas y por supuestísimo de momias. Buen post.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hay muchos, incluso nosotros, para algunos, puede que lo seamos.
      Saludos

      Eliminar
  9. Y muy cierto que nos quedamos agustito cuando soltamos alguno. El joder también se oye mucho y sobre todo " Pues no te jode lo que dice".
    Curiosa entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy Laura. Hoy solo he podido comentar así :((

      Eliminar
    2. Me resulto una información curiosa e interesante. Las cosas que pasan con google.
      Saludos

      Eliminar
  10. Mi profesora de historia del colegio me llamaba "gaznápiro" (alguien que siempre está en las nubes). Esos insultos estaban a otro nivel.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocía el insulto, aunque llamar gaznápiro a una persona, escuchando los tacos que se escuchan, es una satisfacción.
      Saludos

      Eliminar
  11. Me has recordado al profesor Pancracio Celdrán y sus libros sobre insultos... je je je, que a gusto te quedas cuando dices alguno en el momento justo. Feliz jueves. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Maite, pese a no ser de decir "tacos", de vez en cuando sientan de miedo.

      Saludos

      Eliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN