jueves, 23 de enero de 2020

El OJO DEL CULO y otros cuentos


Esta entrada es un tanto, escatológica, pero dicen que eso trae suerte, espero que así sea.


El título lo he puesto con muchas dudas, aunque no es blogger de censurar demasiado, el título es más completo: “Gracias y desgracias del ojo del culo” escrito nada menos que por D. Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibáñez Cevallos, que de seudónimo se puso Juan Lamas el del camisón cagado, cachondo y un poco güarrete este Quevedo.

Este librito, va acompañado de dos títulos más, “Defensa del pedo” escrito un poco más tarde que el de Quevedo por Manuel Martí (no es mi tocayo), Deán de la Iglesia de Alicante allá por el siglo XVIII,  y “Descripción de seis clases de pedos o seis razones para conservar la salud”, del Padre Barnabás, del que no he encontrado nada sobre su origen en Internet.

        El librito de pequeño formato lo compré en una librería de viejo, lo había perdido, lo he encontrado removiendo la librería para eliminar cuanta “morralla” se va acumulando con el paso del tiempo.

        No voy a hacer ninguna sinopsis del libro,  son cuatro páginas mal contadas y se encuentran en la red con facilidad pasmosa, solo voy a poner unos versos contenidos en el libro para indicar por donde van los tiros:

No hay contento en esta vida 
que se pueda comparar 
al contento que es cagar.

No hay gusto más descansado 
que después de haber cagado.

        Esta historia/chiste que se le achaca a Quevedo, no sé si será cierta o no, la conozco desde pequeño y aquí viene que ni bordada, dice:

        Estaba Quevedo cagando en una esquina, cuando pasó una madre con su hija, muy fina la señora, dijo al ver a un señor con el culo al aire “¿qué vedo?”, y Quevedo, sorprendido, dijo, “joder, hasta por el culo me conocen".

       En cuanto a las seis clases de pedos, solo las describo, si queréis leer las explicaciones, están a vuestro alcance en la red. Estos son: 1.- Pedo brutal. 2.- Pedo disminuido. 3.- Pedo almibarado 4.- Pedo albardado. 5.- Pedo musical y 6.- Pedo tímido.

         Si leéis el libro, ya me contareis.

29 comentarios:

  1. No hay dudas de que Quevedo fue genial en todo sus escritos, también soez cuando le vino al caso. Pero también es cierto que muchos le adjudican cosas que no le pertenecen y que no se atreverían a hacerlo a otros autores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le pertenezcan o no, lo que si debe de ser cierto es que Quevedo tendría que reírse de el mismo antes que otros lo hicieran, pese a su reconocimiento literario, no era una persona de aspecto agraciado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No se si leeré el libro (no lo tengo) pero cuidalo y no lo pierdas, que son lecturas que solucionan una tarde sin planes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, se lee en un momento y te meas de la risa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Te leo y me ha venido a la mente lo que le ocurrió a un amigo mío hace muchos años en Venta de Cárdenas, (inicio de Despeñaperros).
    Se había salido a, (digámoslo de forma menos cruda), "hacer de vientre", al extrarradio del caserío donde estábamos, con la mala fortuna de que lo vió un guardia civil del puesto, que lo reconoció:
    .- Fulanito, sintiéndolo mucho , no voy a tener más remedio, que dar parte de esto al comandante del puesto.
    A lo que mi amigo le respondió:
    .- A mi, como si quieres dársela entera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejejejeje, no podía haber salido mejor el chiste, estoy que me meo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¿Sabes de lo que me han dado ganas leyendo tu entrada?
    De comprçarselo a mis nietos que están en la etapa escatológica de caca, pedo, culo. El chico se mondaría del a risa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te ha faltado pis para completar el conjunto de caca, pedo, culo pis, está todo dentro del paquete.

      Saludos

      Eliminar
  5. A mi me gusta mucho la apuesta que hizo con los amiguetes y el ingenio para llamarle coja a la reina...
    "Entre el clavel y la rosa, su majestad es coja"
    Se supone que le dice Quevedo a la reina mostrándole un ramo de rosas y otro de claveles
    Y este no huele a mierda ni nada, aunque los escatológicos me gustan mucho...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy ni los politicos ni los escritores le llegan a Quevedo a la altura ni siquiera para insultar.
      Saludos

      Eliminar
  6. Tengo nietecitos que andan con el lenguaje escatálógico, jeeeeee, tiene su qué D. Francisco...

    Amistosamente, te dejo un ramo de rosas, huelen bien y son hermosas, jaaaaaaa

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Todos los bebes pasan por esa etapa, todos hemos pasado por ella.
      Saludos

      Eliminar
  8. Qué bueno! Lo de los pedos no me lo pierdo :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un abrir y cerrar de ojos ya lo has leído y meado de la risa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Muy cachondo Quevedo. SI en aquella época escribía esto, imagínate lo que escribiría hoy si viviese
    SAludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tuvo suerte en vivir en el Siglo de Oro de la literatura, no tanto en lo político que era una miseria, hoy sería la hostia con la basura que domina todo.

      Saludos

      Eliminar
  10. ¡Qué aromática tu entrada! Espero que no se te llene el blog de moscas :-)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente que entra en este blog es gente inteligente y sabe de que va la cosa y tu lo sabes desde hace tiempo 😜😜

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ah y lo de Quevedo y que hasta por el culo lo conocen, ahora, entiendo porque Frank Sinatra iba a mear al siempre al baño de mujeres 😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frank al ser amigo de la mafia se permitía actos en los casinos que a otros no se lo permitirían.

      Besos.

      Eliminar
  12. Vaya. Lo encontré hace unos años y lo tengo electrónico. Curioso y gracioso.
    Lo rescataré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan pequeñito el libro que gusta tenerlo entre las manos.

      Eliminar
  13. Hace décadas me hice con un ejemplar en un puesto de saldos callejeros. Qué gozada de lectura.

    ResponderEliminar
  14. Conocía la anécdota ( me la contó mi padre hace años); no conocía el libro.
    En las librerías callejeras se encuentran tesoros y sorpresas...

    Un beso lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las ferias del libro y las librerías de viejo.

      Un saludo

      Eliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN