miércoles, 27 de abril de 2016

TARTUFO, HOY

Hace unos días presencié la representación en Granada de una comedia de Moliere,  un Clásico del Siglo de Oro Francés, su personaje principal –Tartufo- es un hombre hipócrita, mojigato, listo, rastrero, confiado en su habilidad para engañar a los demás mediante su conducta hipócrita, fingiendo rasgos de piedad y ascetismo con lo que intenta adueñarse de los bienes de su benefactor (Orgón).

           Tras ver la obra, escrita en el 1664, ¿cómo es posible que esté tan vigente?; los Tartufos actuales están por todas partes, solo basta mirar a nuestro alrededor, son miles y algunos no están muy lejos, políticos, analistas, periodistas,  empresarios, compañeros de trabajo, en todas las profesiones hay Tartufos, incluso en las familias y, ya que estamos metidos en elecciones, no debemos de olvidarnos de aquellos que nos hablan de lo bueno que es determinada coalición política (solo es buena para sus intereses),  igualmente aquellos que nos hablan de honestidad, de civismo, de lucha ¿contra la corrupción?, son muchos los Tartufos que hay que desenmascarar, su mal es universal y muy extendido, ¿podemos hacerlo?, si, se puede, solo basta querer, en la obra, ese ser ladino, hipócrita e indeseable es desenmascarado.

 La integridad del hombre se mide por su conducta, no por su profesión.

27 comentarios:

  1. ¡¿Cómo podemos seguir siendo tan iguales?! ¿Verdad? Leyendo a los clásicos nos damos cuenta de que tenemos más televisiones, más móviles, más... de todo, pero que en el fondo poco hemos cambiado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Inventamos artilugios, creamos redes virtuales, coches que se conducen solos, dicen que hemos mejorado la raza, que somos mas altos y corremos más, pero la mente y el comportamiento se quedó estancada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La capacidad craneal aumentó mucho, tanto para lo bueno como para lo peor.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Tartufos los hay por todas partes. Y no es tan difícil reconocerlos.Yo cuando veo a un tipo enardecido gritando a los cuatro vientos que la honestidad y la honradez tiene que estar por encima de todas las cosas y que hay que castigar incluso con crueldad a esos malvados...
    ¡Ya está! El tipo que así habla, ese es un Tartufo.
    Y también lo dijo Oscar Wilde: "Cuanto más conservadoras son las ideas, más revolucionarios son los discursos".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mismo que decir, no por chillar llevas mas razón.

      Saludos

      Eliminar
  4. Los clásicos lo son justamente porque se mantiene su vigencia más allá del tiempo y lugar. El Tartufo de Moliére, en versión de Marsillach, fue un éxito arrollador en las postrimerías del franquismo. Quienes asistimos a aquel espectáculo-denuncia creíamos estar descubriendo un tipo de hacer política propio de una dictadura. Ya vamos viendo que no. La de cosas que vamos aprendiendo y de lo poco que nos valen.

    ResponderEliminar
  5. Por no repetir lo que dice Contando, me quedo en compartir el descubrimiento una y otra vez de lo excepcional que es la literatura clásica, tantas veces olvidada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay quien quiere eliminar las humanidades.

      Eliminar
  6. Si, desde los romanos y los griegos -son de los que me acuerdo- no se ha inventado nada nuevo, me refiero a las relaciones humanas, y por supuesto a la condición humana, lo unico que cambia es los escenarios y los ascesorios, el movil, la radio, la tele y demás, pero los cocos, los cerebros y los instintos, la misma vaina de siempre... :)
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me hubiera gustado vivir en el Renacimiento.

      Saludos

      Eliminar
  7. Está vigente porque en realidad el meollos de la cuestión sigue igual: intacto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Si son muchos parece que no lo dejaron en los genes y imposible erradicarlos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Mi mama siempre me dacia… ¡Querer es poder! Si queremos podemos.
    Un abrazo, Emilio.

    ResponderEliminar
  10. tARTUFO, DIVERTIDA COMEDIA LA DE mOLIERE, nosotros los del grupo de teatro estuvimos a punto de representarla, no lo hicimos porque se eligió EL Médico Leñador de Moliere naturalmente.
    Salud Emilio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Toni, aquí me tienen malito tras la vuelta de Alemania, ni allí me quieren sano, que cabrones.

      Saludos

      Eliminar
  11. Desgraciadamente el personaje Tartufo de la obra de Molière permanece vigente. Vi esta obra en Madrid, en el Teatro de La Comedia, en 1969, con el régimen franquista vigente, ¡imagínate! La obra estaba adaptada en lenguaje muy actual por Enrique Llovet y, eso si, tuve la suertaza de ver a Tartufo en una magnifica y rotunda interpretación de Adolfo Marsillach, que cargaba el acento todo cuanto podía… ¡Nunca olvidaré aquella representación! Como puede suponerse resultó "escandalosa" para unos y muy plausible para otros.
    No me extraña la reposición de una obra tan antigua, porque, como decía, desgraciadamente, el personaje de Tartufo sigue siendo actual.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay obras clásicas que son intemporales, hablan de los instintos del hombre y eso mejores o peores, están ahí por los siglos de los siglos.

      Saludos

      Eliminar
  12. Porque la actitud de Tartufo es la del superviviente que quiere vivir cómodo sin problemas, y, si para eso hay que tragarse los principios, adelante. El de Tartufo es un modelo de persona que ha existido, existe y existirá. Que lo aplaudamos o lo despreciemos depende de la cultura vigente.

    ResponderEliminar
  13. Vivimos un buen momento de Tartufos.

    ResponderEliminar
  14. Uno de los desafíos que tenemos en este siglo es justamente lograr congruencia entre lo que se piensa, se dice y se hace. Digamos que una alineación que lleva a la autenticidad. Sé que parecería que fuéramos a peor, pero yo creo que ocurre justamente lo contrario, por eso la hipocresía hoy es tan evidente. No se cambian actitudes hasta haber tocado fondo y no se puede cambiar lo que no se pone en evidencia.

    Un abrazo, Emilio y ánimo.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN