domingo, 15 de junio de 2014

EL NEGRO (Rosa Montero)

En estos momentos en los que no se quiere ver a ningún inmigrante salvo aquellos que traigan 160.000€ que se les podría  dar la tarjeta de residencia o venga a hacer turismo, vaya este artículo que publicó Rosa Montero en el País allá por el año 2005, aún la burbuja no había estallado, estaba a punto:

“Estamos en el comedor estudiantil de una universidad alemana. Una alumna rubia e inequívocamente germana adquiere su bandeja con el menú en el mostrador del autoservicio y luego se sienta en una mesa. Entonces advierte que ha olvidado los cubiertos y vuelve a levantarse para cogerlos. Al regresar, descubre con estupor que un chico negro, probablemente subsahariano por su aspecto, se ha sentado en su lugar y está comiendo de su bandeja. De entrada, la muchacha se siente desconcertada y agredida; pero enseguida corrige su pensamiento y supone que el africano no está acostumbrado al sentido de la propiedad privada y de la intimidad del europeo, o incluso que quizá no disponga de dinero suficiente para pagarse la comida, aun siendo ésta barata para el elevado estándar de vida de nuestros ricos países. De modo que la chica decide sentarse frente al tipo y sonreírle amistosamente. A lo cual el africano contesta con otra blanca sonrisa. A continuación, la alemana comienza a comer de la bandeja intentando aparentar la mayor normalidad y compartiéndola con exquisita generosidad y cortesía con el chico negro. Y así, él se toma la ensalada, ella apura la sopa, ambos pinchan paritariamente del mismo plato de estofado hasta acabarlo y uno da cuenta del yogur y la otra de la pieza de fruta. Todo ello trufado de múltiples sonrisas educadas, tímidas por parte del muchacho, suavemente alentadoras y comprensivas por parte de ella. Acabado el almuerzo, la alemana se levanta en busca de un café. Y entonces descubre, en la mesa vecina detrás de ella, su propio abrigo colocado sobre el respaldo de una silla y una bandeja de comida intacta.

         Dedico esta historia deliciosa, que además es auténtica, a todos aquellos españoles que, en el fondo, recelan de los inmigrantes y les consideran individuos inferiores. A todas esas personas que, aun bienintencionadas, les observan con condescendencia y paternalismo. Será mejor que nos libremos de los prejuicios o corremos el riesgo de hacer el mismo ridículo que la pobre alemana, que creía ser el colmo de la civilización mientras el africano, él sí inmensamente educado, la dejaba comer de su bandeja y tal vez pensaba: "Pero qué chiflados están los europeos".”

33 comentarios:

  1. Impactante relato. Extraordinario ejemplo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato auténtico, después hemos visto cosas peores, nos hemos comido su plato, robado lo que llevaba encima y le hemos dado una patada en el culo y lo hemos mandado a su África salvaje.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy interesante la secuencia. Una vez intenté leer un libro de Rosa Montero y como no me gustó lo dejé sin termina. Después ya no me he interesado por lo que escribe, prejuicios, ya sabes, qué le vamos a hacer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco he leído nada de ella en formato libro, pero reconozco que como articulista tiene las ideas muy clara del terreno que pisa. Yo soy de los que creen que si se pueden hacer muchas cosas.

      Saludos

      Eliminar
  3. Como he trabajado bastante con inmigrantes no caeré en la tentación de idealizarlos, al igual que entre los españoles han llegado personas estupendas y otras un poco menos. Repito, igual que nosotros. Pero colectivamente la inmigración ha enriquecido a la sociedad española, no sólo económicamente, que eso es tangible en las empresas, sino socialmente. Incluso, como decía una amiga, mulata ella también, las próximas generaciones serán más guapas. Todos somos mestizos, convendría no olvidarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede ni se debe idealizar nada y sobre todo cuando hablamos del ser humano, ahora bien, conociendo el percal en el que nos movemos y dado que todos procedemos de la misma persona que bajó del árbol en África, el tratamiento que damos al inmigrante, negro, tostado o amarillo no es ni de lejos el más apropiado, nos pasamos los derechos humanos por el forro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La historia es fenomenal, y todo un ejemplo de convivencia y civismo, aunque por desgracia, estos casos no es de lo más natural que se ve por ahí.

    Un abrazo Emilio Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, me gustaría que volvieras a leer el texto, dudo que la convivencia y el civismo se encuentre por igual en ambos personajes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Conozco casos de chicos cuyos padres tienen doble nacionalidad y origen, uno mezcla de aleman y brasilera el otro mezcla de italiano y filipina, el chico lleva toda su vida en España y prácticamente no conoce otra cosa, y sus mismos profesores le dice que no es español, que es del lugar de donde son sus padres...
    Tema complejo ya que la intolerancia unida a la ignorancia campan a sus anchas por doquier.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Profesores?, desde luego esos eran unos ignorantes, conozco centros donde los profesores hacen que eso madres de otros paises particen en clase junto con su hijo "diferente" haciendo de la diferencia un plus de conocimiento.
      Saludos

      Eliminar
  6. Lo había leído no se donde, pero me he vuelto a sonrojar, no quiero contar el prejuicio que tiene mucha de la gente que me rodea con los inmigrantes, yo que fui uno de ellos hace muchos años, no lo soporto sin que me de vergüenza... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. La historia es cierta pero tiene diferentes encuadres, la del comedor escolar, la del comedor laboral incluso en una reunión informal. Pero en cualquiera de sus supuestos es muy buena. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que solo hay un encuadre, el del prejuicio.

      Saludos

      Eliminar
  8. Me ha dejado estupefacta el relato, digno de sacar muchas enseñanzas de él.
    Gracias Emilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato parece un chiste, pero ya ves, es cierto lo que en él ocurrió.

      Saludos

      Eliminar
  9. Preciosa historia. Tenemos tanto que aprender y tantos prejuicios por lanzar...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia tiene su punto de humor......negro.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Jajajajaja, y tú le añades el humor granaíno!!

      Eliminar
    3. Ya sabes, uno es como es, de la tierra en la que me parieron.

      Un abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
  10. La historia es perfecta para entender el tema del que hablas.
    Un asunto candente ahora que en Europa rebrotan desgraciadamente los movimientos racistas.
    Que en pleno siglo XXI todavía estemos así...

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco te asustes, y lo que nos queda.

      Un abrazo e igual deseo.

      Eliminar
  11. Conozco muy bien este texto porque lo propusimos hace años en el bachillerato francés y lo recuerdo línea por línea, tiene otro dentro del mismo tema de la xenofobia sobre los gitanos que tampoco tiene desperdicio y eso que la Montero no es santo de mi devoción y por otras razones que no vienen al caso. Si lo encuentro, te lo mando.

    Lo peor de los prejucios somos nosotros mismos, y la educación recibida...
    Hay mentes que son jaulas o cárceles y mientras ese pájaro no se libere poco nos queda por hacer.

    Saludos, Emilio.

    ResponderEliminar
  12. http://elpais.com/diario/1985/09/25/ultima/496447208_850215.html

    Ahí te lo dejo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Eva por el enlace, la Montero lleva toda la razón, aquí no somos racistas, basta vernos como los recibimos.

    Soy pesimista con eliminar todo lo que de negativo tiene el ser humano, forma parte de su esencia.

    Me imagino que tu también habrás visto el prejuicio y el racismo dentro de aquellos que también son discriminados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Leí este artículo en su momento y me sigue pareciendo hoy delicioso y más oportuno que nunca. Para ver la xenofobia, un espacio de caridad donde se atiende a las personas que llegan: "¿Por qué a ese moro, a ese negro, y los españoles?" Ni los pobres saben compartir, cuando el presente de la sociedad está en construir o recomponer este mundo entre todos y para todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aun no había llegado el momento de decir, que venían a quitarnos el trabajo, ahora es peor, le ponemos alambradas y los expulsamos, así, sin más.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Es tan hilarantemente doloroso que no sabes cómo reaccionar. ¿cúanto ganaríamos sin juzgar antes de tiempo?

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu pregunta tiene una respuesta, ganaríamos mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Todos somos iguales como personas, sólo existen distintas opotunidades, y distintos sitios en los que hemos caído para vivir.
    Un beso, Lindo post.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es la vida misma.

      Un abrazo y gracias por asomarte a mi blog.

      Eliminar
  17. Un ridículo y una lección de humildad para la chica y para todos en general.
    Un fuerte abrazo, Emilio.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN