miércoles, 14 de mayo de 2014

PARTIÓ Y LO CONSIGUIÓ

 Traoré junto al escritor Bruno Le Dantec
En uno de esos “bicheos” sobre la prensa, he encontrado una noticia que sobrecoge. La historia ha sido trasladada a un libro titulado “Partir para contar”, son las experiencias de un joven llamado Mahmud Traoré, un chico subsahariano de 19 años que se marcha de Temanto, su pequeña aldea de Senegal, cruza la frontera de Ceuta, lo consigue. Ahora tiene 31 años, es carpintero en Sevilla. Mahmud tardó tres años y medio en recorrer la distancia que hay entre Dakar (capital de Senegal) y Sevilla, un camino que un turista en avión haría en tres horas. Estuvo esperando un año y siete meses para poder cruzar la frontera. Cuando lo hizo, en la noche del 28 al 29 de septiembre de 2005, la policía marroquí abrió fuego, algunos de sus compañeros murieron.

Estas son algunas de las frases que Traoré nos traslada en su libro.

“Todo el mundo sabe que si has venido aquí en vez de a Rabat es porque no tienes dinero para pagar la patera. De hecho, los clandestinos llaman a Gurugú el “punto final”. Aquí se viene a buscar la valla y punto.”

“El herido no deja de sangrar. Ni él ni nosotros tenemos la posibilidad de regresar. Al principio sus amigos lo ayudan, pero pronto solo queda uno para sostenerlo y cuando este se da cuenta de que necesitará todas sus fuerzas para salvar el pellejo, abandona a su compañero en el borde del camino con un pequeño bidón de agua. Quizá un contrabandista de los que importan tabaco a Libia lo encuentre y se lo lleve. Si no morirá donde lo dejamos.”

“He quitado la tira de caucho que tiene la chancla entre el dedo gordo y los otros dedos y hago un agujero en la suela con una hoja de metal calentada al rojo vivo. Ahí es donde guardo mis billetes (…) La poli lo registra todo. Son capaces de vaciar tus reservas de agua para comprobar que no has escondido nada en el bidón.”

“Mientras hacemos una pausa para recuperar fuerzas, un olor insoportable nos obliga a cambiar de sitio. El guía nos explica con frialdad que el hedor seguramente proviene de un cadáver. Si un caminante muere, sus compañeros lo dejan al borde de la pista. En el mejor de los casos, lo cubren de piedras y rezan por él antes de seguir el camino.”

“Todavía hoy guardo en la memoria el ruido de la ropa desgarrándose en las alambradas. Durante el asalto se percibía muy claramente lo que sucedía a tu lado: los pantalones rajados por las cuchillas, las avalanchas, los insultos y las quejas de los desgraciados que caían encima de otros.”

“La frontera es un auténtico negocio. Cuando nos soltaron en el desierto, el suboficial marroquí me dio una palmada en la espalda:¡Vuelva cuando quieras amigo!”

“(En Libia) hasta en la mezquita nos miran mal y nadie quiere rezar a nuestro lado en la alfombra. Es entonces cuando siento que ya no estoy en África, que aquí mi piel negra no vale nada y eso me duele. Los fieles se ríen de nosotros: pero vosotros, ¿por qué rezáis? No os va a servir de nada, ya estáis chamuscado desde el principio, ¡¡desde que vuestra madre os echó del vientre!!.”

“(Al entrar en Libia) de ahora en adelante, pase lo que pase, sabemos que ya no hay vuelta atrás: por nada del mundo querríamos cruzar de nuevo este desierto en sentido contrario.”

“ A lo largo del viaje los migrantes se inventan otras identidades y otras confesiones en función de los lugares que atraviesa y de los prejuicios dominantes.”

         No hay palabras ante lo que se nos muestra, mientras tanto, algunos, quieren engañarnos. 

Título: "Partir para contar: Un clandestino africano rumbo a Europa"
Autores: Bruno Le Dantec y Mahmud Traoré
Editorial: Pepitas de Calabaza
288 Págs.


28 comentarios:

  1. Tengo el corazón en un puño amigo...
    Gracias por compartir este mensaje, ojalá aprendamos todos a entender que vida no hay más que una y que todos somos y formamos parte de ella, que todos necesitamos comer y mantener la dignidad a flote, aunque nos pongan impedimentos absurdos.
    Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo que no nos creamos lo que nos cuentan desde el poder político, para estos los inmigrantes o son mano de obra barata o son tratados como basura.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es escalofriante saber la realidad de primera mano...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente duele y aún más si los conoces.

      Saludos

      Eliminar
  3. Hay personas que luchan en la vida por lograr sus metas. Otras se recuestan de su poder para humillar al mas pobre. Triste realidad.

    ResponderEliminar
  4. Un poder que poseyéndolo cada vez menos personas, dominan a la humanidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Terrible este relato de primera mano.Es increíble que en pleno siglo XXI sigan ocurriendo cosas así y más increíble aún que la mayoría hagamos oídos sordos a todo.
    Creo que tarde o temprano todo esto nos alcanzará de alguna manera y lo sufriremos también en nuestras propias carnes.

    Saludos y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestros hijos están empezando a padecer, aunque ciertamente en otras condiciones, lo que es la emigración y la separación familiar, aquellos en condiciones más difíciles los recibimos con fusiles y vallas con espino.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Por no chillar nos quedamos sin palabras.

      Saludos

      Eliminar
  7. De verdad que es sobrecogedor. Este relato está escrito, cuantas atrocidades no se sabrán pero que están ahí y se intuyen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo se conocen cuando entablas conversación con ellos, he tenido la posibilidad de trabajar con ellos y es eso y mucho más.

      Saludos

      Eliminar
  8. Muy triste y lo peor es que como sigamos así tal vez nos pase lo mismo en unos años en la frontera de los Pirineos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos pasó, aunque sin alambradas, la historia se repite.

      Saludos

      Eliminar
  9. Es terrible, no me quedan mas palabras...
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esto no se hablará en las Europeas.

      Saludos

      Eliminar
  10. Y lo más terrible es que aunque se sepa, porque se sabe, se siguen alzando cada vez más altas las concertinas, o los echan al mar o los devuelven a su países para que acaben en un segundo o tercer viaje por morir, o los tienen hacinados como ganado en los centros de retención de Ceuta y Melilla donde acaban a muchos de matarlos.
    Yo también lo he visto...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace poco días se incluido un gasto en los presupuestos para otro tipo de alambrada mucho más tupida y en donde no se pueden meter ni los dedos, si piensan que con eso van a detenerlos, lo llevan claro, no se enteran que al hambre y la desesperación no hay alambrada que los pare.

      Saludos

      Eliminar
  11. Lo que me enerva de todo esto es con las distancia con la que suelen hablar los políticos sobre estos casos. Oyes a un pepero decir que las concertinas ya las puso Zapatero y con eso se quedan tan panchos. Siempre pienso lo mismo, si las puso Zapatero tan inhumano fue como tu eres ahora que pudiendo quitarlas no lo haces.
    Seguro que el ministro del interior, tan cristiano el, no ha tenido tiempo de leer este libro, ocupado como está en rezar padrenuestros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestros políticos lo mismo están con dios que con el diablo, pero siempre estarán en un lugar, donde esté el dinero.

      Saludos

      Eliminar
  12. A me este tema me encoge el corazón.
    Qué malas bestias pueden llegar a ser las personas.
    En qué mundo de cloacas vivimos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras que unos, esa bestialidad humana, la viven en carnes propias, otros viven, vivimos en el limbo.

      Saludos

      Eliminar
  13. Triste camino el recorrido, tristes vidas que más de una vez se dejan en el camino ante la mirada para otro lado de los gobiernos. Verdadero y triste. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan duras e incluso en muchos casos más, que los hechos que tu reflejas en tu blog, estos tienen pocas personas que le ayuden, la policía y la administración la tienen en su contra, por no hablar de la xenofobia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Estos textos entristecen y mucho, y lo peor es que ni a corto ni a medio plazo, parece ser que el problema de estas personas tenga solución.

    Un abrazo Emilio Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No parece que, ni tan siquiera en estas elecciones europeas, el problema de la emigración se trate.

      Saludos

      Eliminar
  15. Al leer su historia me entraron escalofríos por todo el cuerpo. Y esto sucede hoy en día.
    Una pena....
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucede y aún peor, mueren en el camino o en las puertas de entrada.

      Saludos

      Eliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN