domingo, 11 de noviembre de 2012

¿QUÉ HIJOS O NIETOS VAMOS A DEJAR?


He de reconocer, y aquí lo he escrito en infinidad de veces, que una de mis  preocupaciones es  ¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos/as o nietas/os?; ojeando una revista,  se hacían una pregunta que, aunque parecida es diferente, decía¿qué hijos o nietos vamos a dejar en este mundo?, es un modo de darle la vuelta a todo, tanto a la crisis económica como a la crisis de valores. La pregunta me hizo pensar.
         Recuerdo que mis padres nos insistieron  para que estudiáramos, a pesar de que suponía gran quebranto en una economía doméstica bastante escasa, eran los años 60, a ambos hermanos nos exigieron, fueron duros, éramos conscientes del esfuerzo que hacían.
       Los padres de los años 50-60 dejaron a sus hijos –nosotros- varias guerras como las de Vietnam, los Balcanes, Irak, Afganistán, miles de guerras en África y de guerrillas en América Latina, varias crisis económicas como la del petróleo,  enfermedades como el Sida o hambrunas en distintas partes del mundo que mataron a miles de niños/as y no sigo más que no deseo escribir un libro. Dudo que aquellos padres/madres se preocuparan del estercolero que estaban dejando, un mundo  “patas arriba”, de la misma manera que –nosotros- se lo estamos dejando a nuestros hijos/as, que son los nietos/as de aquellos nuestros padres.
         En la situación actual, está claro que el mundo que vamos a dejar  es una pocilga, ¿puede arreglarse?, miremos padres/madres nuestro interior, ¿hemos educado a nuestros hijos en el respeto a los demás y a todo lo público?, ¿son gente responsable?, ¿son sinceros?, ¿son humildes?, ¿son solidarios?, ¿son honestos? …, resumiendo, ¿son “buena gente”o "buenas personas"?. Si hemos conseguido que  no digan, “todo vale” o  “a mi ni me va ni me viene”, las nuevas generaciones sabrán distinguir lo justo de lo injusto o el bien del mal, el hambre de la saciedad, la verdad de la mentira; si esos objetivos se han alcanzado , no deberíamos estar preocupados, seguro que, nuestros hijos/nietos, sabrán actuar y lo harán bien cuando  tengan que ordenar y arreglar  el caos que les hemos dejado.
     No olvidemos que la responsabilidad de los hijos es de los padres y si todo este entramado sale mal, no hemos hecho absolutamente nada, todo seguirá igual o peor. El tiempo lo dirá. Emilio Manuel Martín

40 comentarios:

  1. Los padre, muchos padres, terminamos creyéndo que la vida de nuestros hijos nos pertenecen y queremos llevar nuestros desvelos más alla de nuestras fronteras. Nuestros abuelos le dejaron a nuestros padres un panorama desolado y destrozado por la guerra, en cambio ellos supieron construir y salieron adelante. Nuestros hijos heredan lo que dejamos y ellos sabrán construir, porque sus vidas les pertenece, no a nosotros y seguro que sabrán hacerlo.
    Lo importante es que hayan sido bien educados, que tengan valores morales, pues al final, cada uno vivimos la vida con lo que somos, no con lo que tenemos.
    Muy interesante tu aportación de hoy. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco, si estamos de acuerdo que una buena educación y disponer de una buena carga de valores es lo ideal para que un pueblo de pasos positivos hacia el futuro, ¿a donde están llevando a nuestra juventud?, les están cortando su futuro.

      Saludos

      Eliminar
  2. Una buena forma de darle la vuelta Emilio...pero...no consuela...cuándo ves que tú hijo trabaja 9 horas por 600 euros nada te consuela...la hora se paga a 30 centimos...nada te consuela...Y yo respondía a todo sí...no es vanidad...es la verdad.Mi hijo está educado con unos valores muy fuertes y profundos,pero...nada me consuela.
    Un besazooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre los valores que hemos debido de inculcar es la capacidad de luchar por aquello que es injusto, y lo injusto está ocurriendo hoy; pero, tendremos que preguntarnos, ¿estamos todos en la misma batalla o cada uno defiende sus intereses?.
      Muchas veces confundimos los valores con otros que nos atemorizan y nos dejan paralizados, el miedo es uno de ellos, y hoy estamos muy temerosos de que a mucha gente nos quiten lo poco que ya nos queda, como dijo Chaplin en el "Gran Dictador? "Levantemos los ojos".

      Un saludo

      Eliminar
  3. Nos esforzamos en transmitir nuestras escalas de valores, esperando que alguno prenda en ellos, pero ¿qué sucederá? Nadie lo sabe.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo podemos desear lo mejor, para ellos y quienes les rodean.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Las verdades, pueden ofender por eso porque son verdades y creo que hay que
    plantearlas como lo haces, sin tapujos ni darle coba para que no siente mal.
    buena entrada y mejor es la reflexión que nos propones.
    he visto un comentario tuyo en trazando caminos y me ha parecido interesante
    tu comentario mi sorpresa al ver que no me he equivocado pues reflexiones
    como esta son las que hacen falta, y ya me he apuntado a tu blog,
    ya iré inspeccionándolo.
    Un saludo y que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia Paco por asomarte a mi blog y dejar el presente comentario.

      Un saludo

      Eliminar
  5. El problema es morrocotudo, nosotros, para ganarnos la vida, nos preparábamos lo mejor posible o no, solo seguíamos el mismo modelo con pocas variaciones de nuestros padres modernizándolo, pero ahora ese no es el caso, el problema es que este modelo de vida, tanto de sociedad como el económico esta agotado, nos estamos cargando el planeta, aquí hay que inventar otro modelo, no se puede crecer todos los años a costa de una crisis para volver a crecer, porque ya no es sostenible, ese es el problema que tienen nuestros nietos, no les arriendo la ganancia a los pobres, pero saldrán adelante, como lo hicimos nosotros, espero...
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genín eso que planteas es el problema y la gran duda, si no son capaces de poner soluciones, no se hasta donde llegará la cosa, por mi parte puse mi grano de arena para que supieran hacerlo. Como tu, también espero que puedan.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. No hay duda de que una buena base es fundamental para el futuro donde ellos serán los protagonistas.
    Espero de corazón que predomine el sentido común de la educación,de unos valores básicos como son los que citas, de haberlos sabido sembrar en sus mentes y corazones.
    Creo que es la mejor herencia,ya que de la otra,mejor no hablamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La eterna duda de unos padres es saber si han hecho todo lo que podían por sus hijos; algo si hay que sabemos, el mundo que le dejamos no es nada fácil, casi hay que empezarlo de nuevo con nuevos planteamientos, sino quieren vivir los mismo errores nuestros.

      Saludos

      Eliminar
  7. Yo no tengo la menor duda de que la mayoría de los padres al menos lo hemos intentado.Otra cosa es haberlo conseguido.
    Sinceramente creo que,a pesar de la mala situación en que vamos a dejar el mundo para ellos,de eso no hay duda,creo que van a ser,como mínimo,más conscientes que nosotros de todo lo que está mal y de que se puede cambiar.Tienen a favor la información,instantánea y global y el nivel cultural.
    Dentro del desastre que se avecina,hay que tener un mínimo de optimismo.De no ser así,corremos el riesgo de contagiarles nuestro justificado pesimismo.

    Interesante reflexión Emilio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con el final, no podemos contagiarles nuestro pesimismo.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Pues parece que dejamos unos hijos bien encaminados: La mitad madridistas y la otra mitad barcelonistas; la mitad peperos y la otra mitad psoeros; todos bautizados católicos pero ninguno practicante, aunque cuidado, que no desaparezcan los crucifijos de las escuelas, las fiestas pueblerinas de santos y vírgenes, ni las semana santa, porque siempre es bueno contar con unos días al año para darse golpes de pecho. Amantes de los animales, de eso no cabe ni la menor duda, todos con sus mascotas, pero de tener hijos ni hablarles. Menos mal que les dejamos telecinco como herencia para que adquieran un poco de cultura, yo los veo muy animados y con ganas de participar en esos realities, les encanta ser famosos, seguro que llegarán muy lejos.
    Disculpa lo irónico, pero hay días en los que las nubes no dejan pasar ni un solo rayo de luz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo había notado, aunque también desde ese punto de vista te diré que en la época de mis padres, nos dejaron una dictadura, una escuela degradada, no había televisión, ni libros, la iglesia única y verdadera, no había matrimonios gays, que no se te ocurriera tocarte porque todo era pecado y las relaciones prematrimoniales era un anatema. En fin como puedes ver en algo, aunque no mucho, se ha avanzado.

      Saludos

      Eliminar
  9. Yo, a pesar de todo no soy tan pesimista. Lo que nos dejaron a nosotros tampoco fue una bicoca, una posguerra, una guerra mundial y una dictadura, por ejemplo, y salimos adelante. ¿Cómo no van a salir ellos si están muchísimo mejor preparados que nosotros?
    Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a ello vamos, están preparados, nosotros fuimos capaces, entonces ellos igualmente lo están, solo que le estamos dejando un mundo algo peor.

      Saludos

      Eliminar
  10. Creo que los padres de mi generación, nos esforzamos mucho en transmitir los valores transversarles a nuestros hijos. Que sean respetuosos con su entorno y con ellos mismos, que sean solidarios, que compartan con los demás lo poco o mucho que tengan...

    Pero ellos son quienes deberán elegir si usar o no nuestros valores. En la mayoría de los casos, creo que lo hacen. Al menos en lo que observo.

    Yo no creo en la generación ni-ni. Al menos no creo que existan en el modo en que la telebasura con sus realities nos quieren hacer creer. Todos los jóvenes que conozco están implicados en su sociedad, todos estudias o trabajan y si han perdido el trabajo por la crisis, han vuelto a estudiar. Porque solo estudiando se les hace el tiempo más corto.

    En cuanto a que les dejamos el mundo patas arriba...es cierto. También somos la generación dormida. Los que no hicimos nada. Los que nos dedicamos a dormir la siesta disfrutando de los que nuestros padres construyeron tras la barbarie vivida por nuestros abuelos.

    Pero para que exista la vida, ha de existir la muerte. Y para construir el orden, antes, debe estar todo desordenado...

    Y nuestra especia, necesita del orden. Por tanto, nuestros hijos y nuestros nietos, sabrán construir su nueva realidad. Tomando un poco de nuestra experiencia y un mucho de sus deseos. Que no tienen por qué ser tan malos como nos quieren hacer creer...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has utilizado una frase, que suelo decir mucho y que no todo el mundo la entiende: "Para que exista la vida, ha de existir la muerte, y para construir el orden, antes, debe estar todo desordenado".
      En cuanto a los demás llevas razón en cuanto a que son los distintos medios de comunicación los que han generado esa mal llamada generación ni-ni, al igual que tu, toda la gente joven que he conocido estaba implicada en estudios o trabajaba o cuando no haciendo ambas cosas, otras en temas sociales y colaborativos, en fin, creo como tu, que tenemos un generación muy preparada, solo que se enfrenta a grandes retos y que ya tienen un mundo suficientemente degradado como para estropearlo más, no tienen apenas margen.

      Saludos

      Eliminar
  11. Pues saldrán adelante querido y admirado amigo , teniendo que salir de este país que esta hecho una ruina e ir a países extranjeros . Pues ahora lo que aquí vale no es la preparación y los valores que tiene nuestra juventud . Hay un refrán que dice: "que nadie es buen panadero en su pueblo " así que ahora por la dramática situación que estamos pasando aún menos. Conclusión tanto nuestros hijos como los hijos de estos;nuestros nietinos se tienen que labrar su futuro en lejanas tierras , dejando el corazón desolado a padres y abuelos. Quedando esta nuestra España desnuda de esta y futura generación. Miles de besinos de esta amiga asturiana que te quiere y admira un montón y te desea feliz inicio de semana con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de desayunar con la siguiente noticia escuchada en la radio. "si antes los africanos venia a Europa, algunos europeos emigran a África", lo que jode es que preparemos a jóvenes en altas cualificaciones y que no sean aprovechables en su país, esto si que es una gran pérdida.

      Saludos

      Eliminar
  12. La mejor herencia es la de inculcarlos valores positivos, como el respeto, cariño, educación, transmitirlos seguridad, para que ellos, el día de mañana puedan salir adelante desde su madurez, construyendo un futuro estable aunque lo tengan tan dificil como para tenerse que ir fuera de España a trabajar, porque no les queda más remedio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Maria eso es lo que se pretende ¿pero todos inculcan esos valores?.

      Un saludo

      Eliminar
  13. No estoy segura que lo hayamos hecho tan bien.
    Es más... cada dia encuentro en las aulas un montón de problemas todavia fruto de la insolidaridad, la arrogancia, la intransigencia, la discriminación y la apatia.

    Aun nos queda trabajo por hacer. sin duda alguna.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como educadora, sabes lo que tienes en las aulas, siendo cierto lo que manifiestas, ahí tenemos un trabajo que hacer tanto profesores, padres y medios de comunicación. Como tu, he encontrado en la Universidad ese tipo de personajes, aunque son los menos, allí encontré a "chavales/as" solidarias, participativos, humildes, con ganas de hacer cosas, contemos con ellos y a los otros tratemos de cambiarles el "chip", de todos modos siempre encontraremos a los irreductibles, dejemos que ellos solos se marginen, tengamos en cuenta que nos encontramos en la llamada sociedad de los 3/4, solo necesitamos que se eleve el nivel.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Gala, creo que existen jóvenes soberbios, es cierto. En la Universidad y en los Institutos los véis cada día quienes tratáis de transmitirles sabiduría...

      Pero sinceramente creo, que no son mayoría, y que tal vez, esa arrogancia que muestran es fruto de complejos e inseguridades, que conforme vayan avanzando en su vida, sabrán canalizar y "ordenar" sus emociones...

      Esa minoria (lo creo sinceramente), tal vez haga mucho ruido. Sobre todo envalentonada por unos padres que no saben serlo al 100%, quizás separados, con poco tiempo "del bueno" para dedicar a sus hijos, que no se han preocupado mucho por saber de sus sentimientos, de aquello que realmente les preocupa...son jóvenes desorientados Rebeca, que los educadores como tú y como Emilio, debéis intentar recuperar y si pese a todo, esto no se hace posible, al menos no quedaros con ello como muestra de una mayoría. No lo creo así.

      En cuanto a los medios de comunicación, como dice Emilio, podrían hacer mucho en favor de los jóvenes, y en consecuencia, en favor de la sociedad. Pero todo lo que podrían hacer no cuenta en la audiencia...

      En nuestra sociedad, hay demasiada gente que no se implica en nada, que llega a casa y enciende el televisor para entretenerse y no pensar. Si además, ése medio le muestra lo mal que lo pasan algunos famosos, lo desgraciadas que son algunas familias con hijos peligrosos, la fauna que existe y se nutre de los realities...todo ello, hacen que esa persona que buscaba entretenerse, se crea que pese a su vida floja, quizás solitaria y llena de preocupaciones, es mucho mejor que lo aquello que la tele le muestra como existente tras la ventana de su casa...

      No nos dejemos engañar. Es lo que vende. Pero no es la auténtica verdad....y si ahora nos ponemos de nuevo hablar de qué es la auténtica verdad.....mejor buscamos otra entrada muy interesante que Emilio Manuel hizo sobre este tema!

      Ha sido un placer participar en esta terturlia y disfrutar de vuestras opiniones.

      Saludos y besos para ambos.

      Eliminar
    3. Mascab, una cosa, gracias por enriquecer este pequeño debate abierto.

      Es cierto que hoy, la educación informal como se le llama a la que forman medios de comunicación,radio, televisión, Internet..., busca más la cantidad que la calidad, es un área de la educación que está casi perdido; si a esto le sumamos la familia, con unos padres que apenas ven a sus hijos y que delegan en abuelos, vivimos en unos momentos muy difíciles para la educación de los hijos. A pesar de todo, seamos optimistas y pensemos que el futuro es de ellos y que lo harán mejor que nosotros.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Emilio, los niños vienen sin instrucciones ni prospecto. Por lo cual los padres hacen lo que saben, lo que pueden, lo que creen mejor para ellos. En el 36 media España transmitía una ideas a sus hijos y la otra media otras muy distintas. ¿Qué hacer para ser buenos padres? Para mí, que además de madre soy educadora de adolescentes, hay dos cosas fundamentales de las cuales un niño no debería carecer: amor y ejemplo. El amor los hace felices y ser feliz en la vida es imprescindible y el ejemplo que les damos les da unos criterios éticos, si los padres los tienen. Los hijos crecen viendo cómo actuamos los padres y así creen ellos que deben actuar. Entonces yo me pregunto: ¿por qué una gran parte de los que nacimos entre los 40 y los 50 hemos renegado de la educación recibida? No siempre se puede educar a los hijos como uno quiere. A mí me ha tocado la lotería porque a pesar de haberlos educado yo sola, son maravillosos. Ojalá ellos sepan hacerlo también así con sus hijos. Porque no dudes que, en cierta manera, es una lotería. En mi trayectoria profesional he podido comprobarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tu, yo también soy educador, y no creo que la educación sea una lotería, muy al contrario es algo que los estados que son serios y que quieren desarrollarse a todos los niveles planifican muy bien; otra cosa es la educación que se puede recibir en casa, por ahí la cosa puede variar un poco, ten en cuenta que estas dentro de un sistema en el que, a pesar de la libertad mayor o menor que puedas tener, te mueves en unos parámetros, si te sales de ellos estás fuera de el y se te puede considerar un ser marginal.
      En absoluto entiendo que educar y todo lo que hay a su alrededor es una lotería.
      ¡¡Ah!! yo he renegado de aquella educación porque era autoritaria, su misión era introducir el miedo en el alumno, memorística, ni imaginativa, ni participativa...
      Saludos

      Eliminar
    2. Yo me refería en todo momento a la educación en la familia, la de los padres. Digo que es una lotería porque a veces educas a tus hijos creyendo que lo haces lo mejor que sabes y por motivos que uno no controla, se van hacia otros caminos distintos del tú querías trazarles. La educación en la escuela, es otra historia.

      Eliminar
    3. Ahora si he pillado tu punto de vista y llevas razón, ningún hijo es igual a otro, y que dentro de la familia cada hijo responde de manera diferente, ahí está la capacidad de los padres para encontrar esas diferencias que, en el tiempo, puede hacer que cada hijo tome derroteros muy diferentes.

      Me viene a la memoria varios casos, una familia con tres hijos, una educación estricta, colegios de pago, resulta que uno de ellos entra en el mundo de la droga y se suicida los otros hermanos son personas respetadas y consideradas en la sociedad, seguro, estoy seguro que los padres cometieron algún error con este hijo, no lo atendieron de la forma que el necesitaba.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Ay, Emilio, eso me lo pregunto a todas horas. Es tan difícil educar, cuanto más crezco más dudas tengo. A veces pienso que si lograra hacerles amar el deseo de conocimiento, con eso bastaría, pero ni creo que lo consiga ni estoy tranquila con que eso sea suficiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo es cuestión de ponerles el gusanillo del querer saber, seguro que te sorprenderás.

      Saludos

      Eliminar
  16. Nuestros abuelos dejaron a nuestros padres una guerra civil -que es lo más incivil en materia de guerras- y nuestros padres se rebelaron contra aquella herencia; nuestros padres nos dejaron una dictadura y nosotros nos enfrentamos a ese legado. Nuestros abuelos sospecharon que sus hijos no sabrían resolver la situación. Nuestros padres dudaron que nosotros supiéramos gestionar nuestra herencia. Nosotros nos preguntamos qué harán nuestros hijos con la herencia que les legamos. ¿Qué dirán ellos de nosotros?
    El mundo sigue y la humanidad avanza. Yo soy optimista. Creo que lo harán bien y encontrarán soluciones que nosotros no somos capaces de imaginar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En términos generales todos los que aquí han mostrado sus opiniones son optimistas con el futuro que depara a nuestros hijos y las soluciones que estos aplicarán para solver todos aquellos problemas que les hemos dejado. Esperemos que esto sea así y dejen un mundo mejor a sus hijos, algo que nosotros no hemos hecho.

      Un saludo

      Eliminar
  17. Bueno, lo que parece sencillo y del mismo color para todo el mundo quizás no lo es. Yo si tuviera hijos los educaría en el respeto al prójimo y jamás se me ocurriría, por ejemplo, dejar pasar un chiste racista u homófobo, viniera de donde viniera, ni permitiría que ellos hicieran ese tipo de chistes o comentarios. Sin embargo, para otros padres eso es irrelevante y lo importante es que el niño, por ejemplo, saque buenas notas y rece antes de acostarse.

    Yo estoy orgullosa de como mis padres me educaron y de cómo soy en ese sentido, en el sentido humano, pero creo que en la actualidad, para enseñar a un crío a vivir en comunidad, compartir, respetar, pensar... solo se me ocurre sacarle de aquí, de esta sociedad, y crear otra alternativa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empezaré por el final, no es necesario irse a otra sociedad paralela o alternativa, basta copiar en ese aspecto a los países nórdicos, donde el respeto a lo público es bastante sagrado; en cuanto a pensar, lo suelen enseñar todos los países de primer nivel que esperan desarrollarse a todos los niveles ya que consideran que enseñando, sus niños/as y ellos como país crecen paralelamente, por estos barrios aún tenemos la misma mentalidad arrastrada desde Viriato, ¡¡Viva el ladrillo!! en tanto que tenemos un sistema educativo que cambia cada 8 años, en función del gobierno que entre, ¡¡así a donde vamos!!

      No creo que seamos un país "meapilas", al menos parece que la Iglesia quiere "evangelizar" a nuestros jóvenes por el hecho de que tenemos una sociedad muy secularizada, por lo tanto no creo que la cosa tenga peligro por ahí, si me preocupa tu primera parte, la homofobia, la xenofobia y otras fobias, está claro que al quitar una asignatura como era "educación para la ciudadanía", no ayudará mucho a eliminarlas pero tendremos que hacer un esfuerzo en casa y las familias fomentar el respeto y la igualdad, difícil pero necesario.

      Un saludo

      Eliminar
  18. Es lo que más siento dejarles una mierda de planeta , un asco de sociedad y unos valores oxidados por el no uso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos tratemos de enseñarles a reparar lo que les hemos dejado en la medida que se pueda.

      Saludos

      Eliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN