martes, 30 de octubre de 2012

CARTA DE UNA JOVEN UNIVERSITARIA A SUS PADRES

        Ha comenzado, hace unas fechas, el curso universitario, un curso que se prevé bastante movidito, esto me ha recordado la siguiente narración que leí hace unos años  en un texto, de Psicología Social, viene que ni pintado para los momentos que vive la Universidad en cuanto a lo que supone perder cualquier tipo de ayuda, o no poderla obtener por las dificultades impuestas; el cuento nos dice:


Queridos padres:

         Desde que vine a la universidad no os he escrito ni una sola vez y ahora lamento mi falta de consideración. Con esta carta os pondré al día, pero antes de seguir leyendo, por favor, sentaos. No sigáis leyendo hasta que os hayáis sentado, ¿de acuerdo?.

         Ahora me va bastante bien. La fractura del cráneo y la conmoción cerebral que sufrí al saltar por la ventana cuando se incendió mi dormitorio, poco después de llegar aquí, están ya casi curadas. Sólo estuve dos semanas en el hospital y ahora ya casi veo bien y sólo me duele la cabeza una vez al día. Afortunadamente, un empleado de una gasolinera cercana vio el fuego y cómo salté, fue él quien llamó a los bomberos y a la ambulancia. También fue a visitarme al hospital y, como me había quedado sin habitación por el incendio, tuvo la amabilidad de invitarme a compartir apartamento. En realidad está en un sótano, pero me encanta. El chico es estupendo; estamos profundamente enamorados y pensamos casarnos. Todavía no hemos fijado la fecha, pero tendrá que ser antes de que empiece a notar mi embarazo.

         Sí, estoy embarazada. Sé cuánto deseáis ser abuelos y estoy segura de que recibiréis bien al niño y le ofreceréis tanto amor, dedicación y ternura como me disteis a mi cuando era pequeña. La razón del retraso de nuestra boda es que mi amigo tiene una pequeña infección y que, por descuido, me han contagiado. Se que lo recibiréis en nuestra familia con los brazos abiertos. Es amable y no muy educado pero ambicioso. Aunque su raza y su religión son diferentes de las nuestras, por la tolerancia que tan a menudo habéis expresado sé que eso no constituirá motivo de preocupación.  

         Ahora que ya os he puesto al día, quiero deciros que no se incendió el dormitorio, que no he tenido conmoción cerebral ni fractura de cráneo, que no he estado en el hospital, que no estoy embarazada ni comprometida, que no tengo ninguna infección y que no hay ningún amigo. Sin embargo me han dado un suficiente en Historia y me han suspendido Filosofía y quiero que deis a esas notas su justo valor.

         Con todo cariño. 

37 comentarios:

  1. Conocía esta carta. Creo que pone de relieve cómo un dolor tapa a otro; o sea, el alivio de que los males podrían haber sido peores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Podríamos decir como el refrán "No se consuela el que no quiere".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego después del sofoco que padecerían esos padres ante tal aluvión de noticias un suspenso en filosofía no parece gran cosa.
    Pero claro, todo está en el valor que se le da a las cosas.
    Para algunos alumnos a día de hoy suspender una asignatura supone un problema por la sombra de perder una beca que le permita seguir estudiando.
    Y eso, si que es verdaderamente terrible.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy, ante la crisis, nos encontramos claramente ante tres tipos de estudiantes. El primero es aquel estudiante que pagando su matrícula y sus créditos su familia lo hace con gran esfuerzo y aún más si es el joven estudiante quien, con su trabajo precario se los paga, no se puede permitir el lujo de suspender. El segundo caso, es aquel estudiante que con una beca o media beca tiene que aprobar todas las asignaturas si o si además con nota, para estos cualquier suspenso supone quedarse fuera del sistema universitario. Tercero aquellos estudiantes de "buena familia", que pueden permitirse el lujo de suspender las veces que les venga a gana, sus padres tienen dinero y el puede estar en la cafetería de la facultad toda una carrera.

      Esto me recuerda la universidad de hace 40 años, no quise ir para no suponer una carga a la familia, más tarde ya con 50 años y en otras circunstancias la visité para concluir una licenciatura.

      Saludos Gala.

      Eliminar
  4. Ya conocía la carta y nos viene a demostrar que todos los males son relativos quizás por eso de vez en cuando se lanzan cortinas de humo con las que tapar los males que se nos avecinan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las grandes cortinas de humo están ahora con el nacionalismo, el separatismo o el independentismo, con educación todo esto es "filfa" y seguramente veríamos el futuro menos negro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Casi me ahogo de dolor al ir leyendo, imagínate los padres...
    No son formas ni para minimizar un disgusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomémonos la carta con humor, aunque la realidad no es para tomárselo a broma.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. No, la realidad no es para tomársela a broma. Ni para conformarnos, ni para contarnos milongas sobre tallos verdes y salidas de crisis. Que no es crisis, sino estafa, para empezar.
    Dicho todo lo cual, ¡cuantas veces no habremos vivido situaciones similares a las que describe la carta!
    Ayer me dieron la noticia de una amiga que se muere irremediablemente. Es la segunda amiga que pierdo en este mes. Sentí y siento una angustia en el estómago que no acaba deshacerse. Todo lo demás es relativo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo que la realidad actual no es para tomársela a broma, pero tampoco para rasgarse la vestidura, entonces viviríamos dos crisis, la que han provocado otros y que nos afecta y la depresión que nos provocamos nosotros mismos, por ello tengamos un momento de humor, de reír que la familia o incluso de irse al campo, y chillar, quitar de encima, al menos durante unos minutos, el cabreo acumulado.

      He repetido en varias ocasiones en las últimas entradas que para vivir hay que morir, esto no lo puede remediar nadie, y conforme nos acercamos a determinadas edades vemos que familiares, amigos nos están dejando, es otro modo de depresión que debemos de apartar.

      Todo es relativo, pero hay unas cosas más relativas que otras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Es que no podia pintarlo peor!!!!!!Vaya tela!!!!!!Y al final...es que las notas son lo de menos!eso mismo es lo que querias que vieramo???Pués...asiii lo vimos jajjajajajaj.Besitosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que quería enseñar era como se las ingenia el estudiante para justificar que no ha rascado bola, pero tiene otra lectura, que es lo difícil que está la cosa como para suspender y que siempre hay que relativizar.

      Saludos

      Eliminar
  8. ¡Pa matarla! jajajaja
    Les podría haber dado un infarto...
    Salud

    ResponderEliminar
  9. Si no llegan al final, seguro que los padres habrían salido corriendo a ver a la "jodida" hija.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Es cierto, una buena manera de conseguir que los padres se alegren a pesar de las notas precarias, lo que si le daría yo es un sobresaliente si se dedicara a la novela, imaginación no le falta a la nena, me imagino el suspiro de alivio de sus padres, vaya tela
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente le daría un buen "soplamocos" o "cogotazo".

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. En la vida hay cosas que tienen importancia y otras no. Debemos saber diferenciarlas para estar un poco más aliviados.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente así es, pero la formación y educación de los jóvenes, y tu lo sabes, es de las cosas muy importantes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Me habia olvidado de esta carta. Preo esta genial! He pasado un rato ameno leyendola!

    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio, una carta como para darle a ella el escarmiento en vez a sus padres, menuda pieza la niña. Me he gustado mucho. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Además se le puede dar diversas lecturas.

      Un saludo

      Eliminar
  13. ¡Joder! es para darle cuatro "macotazos". Eso de que un clavo saca a otro clavo... no sé, no sé... Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe eres de los míos, e incluso mejor que cuatro cinco.

      Un saludo

      Eliminar
  14. Pues qué bien!!!
    Bravo por la niña :(
    Como madre te digo que a mí me manda una carta así mi hija y antes de llegar al final de las notas,ya la estoy llamando con el corazón pendiendo de un hilo.
    Va a ser que una broma semejante como amortiguador de suspensos,me parece de una irresponsabilidad total.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos niños de hoy es que son un poco irresponsables.

      Un saludo

      Eliminar
  15. El cuento está bien como tal, pero si hubiera sido realidad, seria poco creíble que sacara un “suficiente” en Historia, dado su capacidad para crear la que le cuenta a sus padres, y menos un “suspenso” en Filosofía, por aquello que van en la búsqueda del sentido final, de las cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José te tiene que gustar jugar al ajedrez, lo digo porque buscas lo que no se ve.
      Por suerte solo es un simple cuento, aunque puede ser realidad, y seguro que lo ha sido con otras personas y no sabemos en que circunstancias.

      Un saludo.

      Eliminar
  16. ¡Genial, Emilio! No la conocía pero es una buena lección de astucia. Cuando hay que dar malas noticias no hay nada como plantear un panorama muy muy negro. La chica sabía cómo actuar. Sicológicamente es una buena manera de preparar al interlocutor para lo peor. A mí siempre me ha descolocado la pregunta de ¿Qué noticia quieres primero, la buena o la mala? Nunca lo sé. Creo que ahora optaré por la mala. Un abrazo y gracias por el rato tan ameno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre la pregunta,siempre he preferido primero la mala luego te puede o no compensar la buena.

      Mira por donde me acabas de dar la idea política, de momento nos están contando los políticos todo lo malo que está pasando y luego nos dirán ¡¡tatachinnnn!! todo era un cuento, lo de los bancos, lo de los pisos, los despidos, .... era todo un cuento, vivimos en el mejor mundo posibles y ahora todo vuelve a la normalidad.

      ¡¡Que cosas digo!!

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Eso del "mejor mundo posible" ¿se lo has cogido al profesor Pangloss, preceptor de Cándido e hijo de Voltaire? Por que si es así, como me temo ¡¡¡socorro!!!.
      Un abrazo acoj...

      Eliminar
    3. Tal y como nos cuentan las cosas, tengamos un momento, tan solo un momento en paz, ya tendremos tiempo para morirnos, aunque sea de pena.

      Marta das un abrazo acoj.. y yo lo recibo de igual manera.

      Eliminar
  17. Pues precisamente ayer estuve leyendo un artículo de un especialista en comunicación política que aseguraba que esa es la estrategia que está siguiendo "Mariano manos tijeras", y el objetivo es que cuando -en un futuro ojalá no muy lejano- aparezca alguna pequeña buena noticia, la gente tienda a magnificarla. Simple y sencillamente manipulación al estilo de la chica universitaria.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa técnica es conocida, te ponen todo tan negro, que la simple mejora hay que alabarla y decir que gracias a ellos lo han conseguido, es la hipocresía de la política que los ciudadanos y una auténtica democracia no debía permitir.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Todo depende de la situación, lo que sigue siendo verdad, a pesar de que todo era inventado es la triste primera frase "... desde que vine a la universidad no os he escrito ni una sola vez..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que se puede leer era una niña un tanto "especial", seguro que la carrera se la está pasando pipa de "botellón" en "botellón", las clases en la cafetería de la facultad y cuando hay que responder ante los padres, que te pagan la carrera, sale la tia con esas chorradas. Hoy salvo las élites, un chaval o chavala no puede , si tiene dos dedos de frente, hacer eso.

      Saludos

      Eliminar
    2. Emilio, tuve que renunciar a la universidad, llegado el momento, en casa no había un duro, vivía en un pueblo, y todo eran gastos, residencia, matrículas, etc. No podía ser. Recuerdo que unos conocidos hicieron el esfuerzo de mandar a su hijo a la universidad, comían todos los días del año patatas, para conseguir que el sacase algo. ¡no sacó nada!. Me daba a mí la vergüenza que no le daba a el.
      Por mi parte, o trabajaba o estudiaba, al final me dí cuenta, que el estudio requería más tiempo del que dedicaba, y que si dejaba horas de trabajo, no tenía dinero para pagarme los estudios. El pez que se muerde la cola. El día que el hijo de un Jurista criminólogo que me daba clase, me dijo que había sacado un ¡uno! en el examen, casi le pego...

      Eliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN