miércoles, 5 de septiembre de 2012

SOBRE LA OLLA PODRIDA DE BURGOS


Teníamos bien aprendida la lección, gracias a Wiki, después del lechazo y la morcilla de arroz, el  tercer icono de la gastronomía burgalesa es la ya famosa “Olla Podrida”, llamada en la Edad Media “Olla Poderida” (o lo que es lo mismo, olla de los poderosos), bien refiriéndose a los ingredientes poderosos que lleva o, porque solo los más pudientes podían permitirse este plato, por suerte pudimos pagarlo y sobre todo comerlo en un mes de agosto bastante caluroso según nos cuentan los del lugar.

         Esta “Olla Podrida o Poderida”  se acerca a lo que llamamos en Andalucía  cocido o potaje, es realmente  delicioso y a pesar, como decía, de las altas temperaturas, lo degustamos con placer.

          El principal ingrediente son las famosas alubias de Ibeas de Juarros (llamadas así por el lugar donde se cultivan), lugar próximo a los Yacimientos de Atapuerca y donde hicimos un alto en la visita para seguir posteriormente, esta  alubia roja de Ibeas es una variedad local cuya semilla es de color morado intenso, redonda, fina y brillante, durante años fue un cultivo básico para los habitantes de la zona, siendo una desconocida en lugares próximos y no digamos en el resto del país, según nos informaron, fuera de la comarca resulta difícil encontrarla en mercados o restaurantes.

         Los componentes de la Olla Podrida para 6 personas lo forman:

                                           alubias rojas, 500 gramos
·                                 mano de cerdo, 1/2 unidad
·                                 cecina de vaca, 200 gramos
·                                 morcilla de Burgos, 3 unidades
·                                 cebolla mediana, 1 unidad
·                                 pimentón dulce, 1 cucharadita
·                                 laurel, 1 hoja
·                                 sal,  al gusto
·                                 oreja de cerdo, 1 unidad
·                                 costilla de cerdo, 200 gramos
·                                 chorizo, 3 unidades
·                                 tocino, 200 gramos
·                                 ajo, 1 cabeza
·                                 harina, 1 cucharada
                               aceite de oliva, 3 cucharadas

 Elaboración:

          Se ponen a remojo la víspera  en abundante agua fría las carnes del cerdo, que deben estar adobadas, y por separado las alubias.
          Al día siguiente se ponen a cocer en una olla a fuego lento, las alubias cubiertas  con su mismo agua de remojo, una cabeza de ajos, el laurel y una loncha  de tocino; se corta el hervor tres veces con un chorrito de agua fría. 
         Aparte se cuecen las carnes del cerdo; cuando están tiernas, se añade el resto del tocino y el chorizo.
         Cuando todas las carnes están tiernas, añadirlas a la olla de las alubias con parte de sus caldos de cocción. Seguir cociendo lentamente y añadir las morcillas.
       En una sartén, rehogar la cebolla picada con el aceite, añadir el pimentón y un pizca de harina, revolver  e incorporarlo  a las alubias . Se puede servir junto o por separado. (Las alubias del resto de los componentes)

 “Buen Provecho” a quien se atreva a ejecutarlo. ¡¡Ahh!! No hay nada mejor para acompañarlo que una buena botella de vino tinto de la Rivera del Duero y luego una buena siesta.

         Este plato nos aseguró energía para  muchas horas de andar y andar por la ciudad de Burgos que tiene mucho que ver.
                                                                         Emilio Manuel Martín

38 comentarios:

  1. Por la fpto y los ingredientes que lleva tiene que ser un plato riquísimo, aunque de muchas calorías. Probaremos a hacerlo cuando refresque un poquito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que calórico es, aún más tomado en el mes de agosto, pero ayuda a andar desde las 10 de la mañana a la 10 de la noche, por una ciudad que tiene mucho que ver y que recorrer.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Demasiado contundente para mí. Como somos de la misma región geográfica se parece bastante a las alubias con sacramentos de mi zona. Lo que aún no entiendo es como hay gente que puede tomarse esto en pleno mes de julio con 30º a la sombra, que lo he visto muchas veces, aderezado, además, con guindillas en vinagre.

    ResponderEliminar
  3. Ah, y, sí, Burgos, y alrededores, tiene muchas cosas que ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las alubias con "sacramentos", ya dirás como se hacen. Juli no seas tan tiquismiquis, las tomé en agosto y eran energía pura para aguantar las muchas horas de ver y ver.

      Un abrazo Juli

      Eliminar
    2. Éste es el que más se parece. Como nunca me han hecho gracia, no las hago. Si acaso unas pochas (alubias blancas) a la vitoriana, pero ni eso :P

      http://www.elrincondemarimel.com/micocina/verduras/alubias-rojas-con-berza-y-sus-sacramentos.htm

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Efectivamente, como decías, son variaciones sobre el mismo tema, todas riquísimas y con la impronta del lugar.

      Gracias por la imformación

      Eliminar
  4. ¡Qué buena está por Diossssssssssssssssssss!, a pesar dr ser las nueve de la mañana, se me hace la boca agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, a poner las habichuelas en agua.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tienen muy buena pinta Emilio... abra que probarlas.

    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. Las que yo tomé en Puente Viesgo, además de los ingredientes que tu mencionas, incorporaba algunas verduras. Es un plato exquisito para los que somos de cuchara. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, este no tenia verduras, si se les pone seguirá igual de magnífico y lo suavizará un poco.

      Un abrazo Felipe

      Eliminar
  7. Emilio, que todavía hace calor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre tanto gazpacho y ajo blanco un planto de esta categoría viene de miedo.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¡Y el salmorejo que hace mi suegro! Ese sí que es contundente, pero fresquito.:D

      Eliminar
    3. ¡¡Juli, si ya te pones!! hasta podemos hablar de la pipirrana, ¿a que no sabes de lo que hablo?.

      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Extraordinaria y fresquita la que comí en Alcázar de San Juan. Como podrás ver yo recuerdo mucho los lugares por sus comidas. Me he permitido meter aquí la cuchara. De nuevo un abrazo desde mi mejana

      Eliminar
    5. Felipe, eres de los míos, muchos lugares los recuerdo por lo que comí y, voy más allá, por el mercado que visité.

      Un abrazo.

      Eliminar
    6. Pipirrana, claro, pero mis suegos son de tierra adentro y no echan pescado. es más, al salmorejo ellos lo llaman porra :) lo que es un invento andaluz (De para estas fechas) es la ensalada de naranjas y cebolla. Es una maravilla muy poco explotada que conocí en "ca mis suegros". ES-PEC-TA-CU-LAR!!

      Eliminar
    7. ¡¡Vez!! aquí las "cagado" con perdón. El salmorejo, es parecido a la porra y su nombre completo es "Porra Antequerana", nada de porra a secas. Lo de las naranjas y la cebollas, amiga Juli, una de aprendizaje, se llama "remojón", en Granada lo tenemos como planto de la tierra y aparte de naranjas, cebolla se le pone un poquito de bacalao salao desmigado, de rechupete.

      En una cosa estamos totalmente de acuerdo, bueno, mejor en dos, que te gustan los productos andaluces, y que son espectaculares. ¡¡Ah!! a tus suegros, si estuviera en tu lugar, los cuidaría un webo.

      Un abrazo.

      Eliminar
    8. Muy bien lo de la porra antequerana, pero mis suegros siempre le han llamado porra a secas. Que es salmorejo, porque es y sabe igual que el salmorejo, aunque en "ca" mis suegros se le ponga huevo cocido, naranja, pimiento, tomate o lo que "haiga" por encima. Y los intento cuidar mucho, porque son muy buena gente y tenemos muy buen rollo :D

      Y sí, los productos andaluces son muy buenos y hay que ciudarlos. ¡Qué me gusta de Granada el detallico de la tapa con la caña!

      Abrazos nutritivos :)

      Eliminar
  8. Me vienen a la memoria,tras tu mención y viendo la foto,el fabuloso cocido andaluz de mi madre que ahora yo imito y aquellas famosas habichuelas rojas tan ricas,(y pesadísimas)pero ricas,que aunque no fuesen del Juarro.
    También llevaban los mismos inGredientes salvo la mano de cerdo,Por lo menos para mí,que no me gusta nada tanta grasa.
    Un abrazo gastrónomico.
    ;)

    ResponderEliminar
  9. Este plato, gracias a sus habichuelas, solo tiene un pequeño problema, la gran cantidad de gas efecto invernadero que genera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Por todos los dioses, ¡Que pinta tiene!
    Hace tantos años que no como judías rojas en ninguna forma, y son mis preferidas, con las legitimas de la fabada asturiana, claro.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genín, te aseguro que estas judías están que te cagas, en el sentido metafórico de la palabra, ya que como mucho te generaran gases efecto invernadero.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Guardo la receta como curiosidad. No creo que la pueda hacer ya que hay ingredientes como la cecina y las orejas que ya no se consiguen.
    Por aquí tenemos el puchero que tiene también de todo.
    Saludos Emilio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norma, como ya he dicho, cada región y país, tiene algo similar a esto, y seguro que igual de rico.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Tienen una pinta deliciosa y debe estar de muerte, aunque se caigan los sudores por la caló.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que es un plato de invierno, pero cuando uno hace turismo hay que ver y probar todo lo de la tierra y la comida es uno de los aspectos más importantes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Desde luego, qué bien aprovechásteis Burgos.
    Me encantan los potajes, de alubias y de lo que sea, los hago con frecuencia, casi uno cada semana a partir de ahora.
    Un abrazo, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  14. No me importaría apuntarme a uno de los tuyos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Se me hace la boca agua, no me atreveré seguramente porque ya no puedo comer cosas como esa pero ya me dan ganas ya...
    que bueno debía de estar...
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su justa medida, esto es mas sano que muchas comidas de las que nos creemos que son buenas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Pues, encantada, encantados en casa, avísame cuando estés cerca y ¡disfrutamos potaje!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu invitación, pero ya no toca hasta el año que viene y veremos como estamos para esa época.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Pues yo soy de cuchara, haga frío o calor, me encantan esos cocidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer comimos unas lentejas, cuya legumbre trajimos de Burgos y se acompañó con morcilla de Burgos, estaban para chuparse los dedos.

      Un abrazo

      Eliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN