sábado, 28 de abril de 2012

LIBROS DE PELIGROSA LECTURA


Con este titulo seguro que le doy un patatús a mi amiga Blogger U-TOPIA, ¿se puede decir que hay libros peligrosos?, para mí ¡¡no!!, sin embargo para la Iglesia y para algunos fanáticos sabemos que los hay, me he llevado una auténtica sorpresa viendo algunos de esos títulos peligrosos en el “Indexlibrorum prohibitorum et expurgatorum”, en español "Índice de libros prohibidos", también llamado “Index expurgatorius”, una lista de aquellas publicaciones que la Iglesia Católica catalogó como libros perniciosos para la fe.

La última edición data de 1948 y, aunque se siguieron incorporando títulos hasta 1961, una provisión de 1966 decretó que no se siguiera renovando, digo yo que para hacer el ridículo siempre hay tiempo.

         Algunos de los libros prohibidos de este catálogo son:


“De revolutionibus orbium coelestium” de Nicolás Copérnico (1616)
“Ensayos” de Michel de Montaigne (1676)
Los libros filosóficos de René Descartes (en 1663)
“El contrato social” y “Emilio, o De la educación” de Jean-Jacques Rousseau
“Crítica de la razón pura” de Immanuel Kant (1827)
“Justine y Juliete” del Marqués de Sade
“Rojo y negro” de Stendhal (1848)
“Los miserables” y “Nuestra Señora de París” de Víctor Hugo.
“Principios de economía política” Stuart Mill.
“Lazarillo de Tormes” anónimo. Ha sido una de mis grandes sorpresas, llegué a leerlo y estudiarlo allá por los finales de los 60, claro que era en los P.P. Escolapios una especie de isla cultural, aunque en temas relacionados con el sexo recuerdo que algún cura no quería que nos metiéramos las manos en los bolsillos, estaban muy cerca del pecado y si lo hacíamos palmetazo que te crió. 

         No solo la Iglesia ha cometido la estupidez de prohibir libros a los ciudadanos, algunos estados muy democráticos y otros no tanto, igualmente le han imitado, algunos de los títulos prohibidos, solo incluyo los que desde mi punto de vista son un sinsentido, son.

 “Las aventuras de Alicia en el País de las maravillas” de Lewis Carroll, prohibida en 1900 en Haverhill-New Hampshire (EE UU), porque contiene “referencias a la masturbación” y a las “fantasías sexuales” y se burla del ceremonial religioso.
“La llamada de lo salvaje”, publicada  por Jack London, una fábula sobre el libre albedrío, la supervivencia, el destino, la bestia primitiva, la manada, la ley del más fuerte y la conquista del poder.
“Trópico de Cáncer” de Henry Miller, el Supremo de Pensilvania (EE UU) escribió en 1961: “No es un libro, se trata de un pozo negro, una cloaca a cielo abierto, un pozo de putrefacción, una reunión viscosa de todo lo que está podrido en los escombros de la depravación humana”.
“Las uvas de la ira” de  John Steinbeck novela que fue llevada al cine con gran éxito de crítica y público. Los granjeros de California, retratados como explotadores sin alma de los emigrantes desfavorecidos, lograron que el libro fuese prohibido en todo el estado por tratarse de “propaganda comunista”. He tenido la suerte de poder desgranar escena por escena analizando la emigración y como es tratada por su director John Ford.
“Rebelión en la granja”, la sátira de George Orwell contra el estalinismo y el poder omnímodo del estado sobre las personas.

         Estos últimos los he leído todos, algunos de ellos en mi juventud más tierna, ¿puede que por eso haya salido un poco rana?, a lo mejor. De los que prohíbe la iglesia ya los  leí más talludito, por eso me han afectado menos, ya estaba curado de espanto tras leer, Alicia y a JacK London, estaba ya pervertido. ¡¡Manda cojones!!.
                                                                  Emilio Manuel M.

32 comentarios:

  1. Ja,ja,ja
    Yo también he leído algunos de esos libros y por favor...
    Qué retorcidas mentes pueden ver perversión de algún modo en esas letras?
    Lo único que hay es opiniones,investivaciones, cultura que discierne de la retrograda y malévola mente de unos cuantos capaces de tergiversar todo aquello que difiera de sus cuadriculadas neuronas,de esa masa gris que en su lugar es más negra que el carbón.
    Ups...también para algunos esto sería motivo de censura,el negro es un color defenestrado en la historia,ya sabemos por qué.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El poner negro sobre blanco, el informar, el abrir la mente, es algo muy peligroso para todos aquellos que de forma oscurantista han llegado a las cúspide y quieren mantenerse sine die.

    Un abrazo Marine.

    ResponderEliminar
  3. Las prohibiciones son como el aguijón del alacrán, que termina haciendo diana en el lugar y momentos menos oportuno. No estoy de acuerdo con las prohibiciones, pero también entiendo que los hechos históricos no podemos analizarlos con ojos de hoy, sino con los de su momento. El "Índice de libros prohibidos" es un hecho histórico, un desacertado hecho histórico y como tal hay que considerarlo, porque una cosa es traerlo a la memoria y otra bien distinta tratar de actualizarlo.

    ResponderEliminar
  4. ¡jo, que cargo de conciencia! he leído tres de los prohibidos por la iglesia, y además a una edad bastante tierna, es que siempre he sido una rebelde, ¡que le vamos a hacer!

    ResponderEliminar
  5. Emilio, para completar esta entrada tan interesante, podrías hacer una incursión en la censura franquista, es un tema apasionante y, además, te partes de risa.Hay mucha biliografía sobre el tema. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. No voy a negarte lo del "hecho histórico", pero el único hecho histórico que hay en esta prohibición es que los dirigentes, al igual que hoy, pretendían y pretenden que el pueblo al que gobiernan, bien política, económica o de forma religiosa, es que carezca de información, siempre se ha dicho que "la información es poder" y esto se extiende a lo largo de toda la historia.
    Aún hoy, se siguen prohibiendo lecturas y músicas, raro es el mes que no se escucha que tal canción o tal libro ha sido censurado bien por la portada o por su contenido y no en países islámicos como podríamos esperar, en Europa y en USA donde la libertad impera, eso dicen, aunque no me lo creo.
    Al igual que yo, conocerás aquellas películas de cine que en España allá por los años 60 y 70 estaban prohibidas, ¿cuantas personas las vieron en Perpignan?, había colas, películas que vista unos años más tarde eran pacatas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de hacer una pequeña referencia sobre el cine en esa época a la que te refieres, de todos modos, ya me gustaría hacerla, pero los blog no dan para tanto.

    Un abrazo Marta.

    ResponderEliminar
  8. Nerín, así hemos salido algunos, críticos al régimen, de todos modos si los leíste a edad tierna, seguro que lo hiciste allende los mares o bien te lo trajeron de fuera, aquí la censura controlaba mucho la edición de libros de hecho los libros tenían que tener la autorización de ella para editarse. Tuve suerte de vivir en Barcelona en los años 70 y allí, por el hecho de estar solo, me dedique de forma desaforada a la lectura y por allí el control era más laxo y la entrada de libros de la colección Ruedo Ibérico era más fácil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, tuve la gran suerte de vivir en un país democrático donde no habia prohibiciones de ese tipo.

      Eliminar
    2. Suerte la tuya, buena parte de nuestro retraso cultural viene de aquellos tiempos, cuando nos ponemos al día nuestro "querido" gobierno quiere volver a retrotraernos a los viejos tiempos.

      Un abrazo Nerín

      Eliminar
  9. La prohibición de ciertos libros no obedece más que a los intereses de instituciones, gobiernos, determinados grupos...que nos quieren tener agarrados de "los mismísimos". Yo también he leido muchos de esos libros "prohibidos" que nombras, y me han parecido de una gran riqueza cultural y literaria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hada, como bien "nos quieren tener agarrados", que no pensemos, ellos lo harán por nosotros, esto ocurrió y siguen ocurriendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Pues van cuatro que leí en su día y en verdad que no sabía que habían estado prohibidos. Una prohibición es como todas las prohibiciones, algo que espolea la imaginación y provoca el deseo de indagar en aquello que tienes vetado. En cuanto tienes la mínima oportunidad te lanzas sobre el objeto en cuestión para satisfacer la curiosidad. De ahí las largas colas para ver películas x en Perpignan, por ejemplo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mismo que le he contestado a Francisco, llego incluso a pensar que en la actualidad algunas editoriales, medios de comunicación y de televisión, lanza una prohibición de un determinado producto para que este se consuma o venda mejor.
      Hasta puede llegar la publicidad.

      Un saludo Durell

      Eliminar
  12. El Contrato Social de Rousseau sigue prohibido, ya que el estado y los derechos humanos son simples panfletos sin ningun valor; si el contrato social se leyera hoy día, no veríamos el desequilibrio tan enorme entre deberes y derechos: ¿Derecho a la educación? ¿Derecho a la salud? ¿Derecho al trabajo? ¿Derecho a una vivienda digna? En cambio los deberes se multiplican como plagas, deberes con la clase política, con el sector financiero, con los amos de Europa, los deberes nos asfixian, mientras que los derechos desaparecen.
    De la religión mejor no hablo, ya que la considero el mayor de los males de la humanidad, entre los que están el castrar la educación y coartar la libertad de pensamiento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. El libro de Rousseau, como tal no, está prohibido, lo puedes encontrar hasta en Internet, otra cosa es lo que en él se manifiesta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Muy acertado artículo. Prohibir libros es infringir en la libertad del hombre e insultar su inteligencia. De ser un libro tan poderoso como claman; cuantos leyeron a Agatha Christie serían asesinos seriales. Hoy, con la red mundial ya no es tan fácil censurar; aunque quien sabe si lo será en un mañana; no dudo que alguien esté trabajando para callarnos. Finalmente la palabra es la que mueve al mundo; la expresan los oradores, pero surge de quienes escribimos.
    Te agradezco el comentario en mi blog ; donde expresas que quizás los gobiernos están esperando que la gente muéra para hacer algo. Lamento informarte que no hay tal. En Grecia ya se dió una ola de suicidios por personas que vieron su economía destruída por los bancos y no soportaron la ruina. Ésto igual ha ocurrido en otros países. Los gobiernos no se conmueven. Son sirvientes de los bancos y se dejan regir por ellos , sin comprender que al hacer ésto venden su vocación de estadistas, y se unen a la mafia.
    HAN LLEGADO LOS TIEMPOS EN QUE DEBEMOS ENFATIZAR EL HECHO DE QUE PARA LOGRAR LA LIBERTAD Y PROSPERIDAD COMO ESPECIE; LA BANCA NO PUEDE SER BOTÍN DE UNOS CUANTOS, SINO UN INSTRUMENTO AL SERVICIO DE LA ECONOMÍA GENERAL. ÉSE ES EL MENSAJE que nos toca propagar hasta lograr el fin deseado por una auténtica democracia.

    ResponderEliminar
  15. No creo que de Agatha Christie se pueda sacar la conclusión que sus libros hablen de asesinos en serie, más bien, y creo haber leído algunos, trata de como resolverlos, sus conclusiones son siempre que el asesino va a la cárcel. En cuanto a la dificultad de censurar, es cierto hasta un límite, mira los Chinos como tienen restringido Internet, no dudo que los países, incluso los más democráticos, pretenden limitar el acceso a esa libertad que hoy por hoy tiene Internet ¿lo conseguirán?, en ello están.

    En cuanto a tu segunda parte del comentario, tras leerte, he de decir que llevas razón, en la crisis del 24 mucha gente se suicidó, no pasó nada; en Grecia, tras la muerte de varios ciudadanos, tampoco ¿que pueden hacer los griegos, los españoles, o cualquier otro país, cuando sus políticas se las marcan desde otros lugares y estamentos -la banca y los llamados mercados- que actúan de forma fría?.

    Carlos aunque en tu blog no ponga comentarios, suelo leerlo de forma cotidiana, y coincidimos en los mensajes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. La lectura es un veneno peligroso, así lo dice también en su juventud la Bazán y nos lo cuenta Herminia en su entrada Leer es una afición peligrosa.
    Buen post, Emilio.
    http://lunaresnegros.blogspot.com.es/2012/04/leer-es-una-aficion-peligrosa.html

    ResponderEliminar
  17. Observa que mi mensaje ha salido dos veces en distintos lugares de la lista, yo solo he puesto uno ahora mismoo. ??

    ResponderEliminar
  18. Ya ha desaparecido ¡qué raro! Bueno, serán los duendes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que por eso, por que es una afición peligrosa, ahora estoy leyendo más que nunca.

      Llevas razón, aunque no sean culpa de los duendes, es de blogger que de vez en cuando toca los "cojo***".

      Un abrazo Indigo

      Eliminar
  19. Seguramente alguien les está pagando para que los pongan en la lista, es la mejor manera de hacer que la gente los lea...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
  20. Ya he comentado por ahí que en la actualidad puede que sea hasta una técnica de ventas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. mi querido y admirado amigo, ¿sabes lo que en verdad desean ? que el pueblo se vuelva ignorante e inculto para poder manejar mejor los hilos. ¡¡ Como ya los manejan poco ¡¡¡¡ Muchos besinos de esta amiga que te quiere y admira un montón y te desea feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga asturiana, lo que dices, es el fondo de la cuestión.

      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Emilio buen post ...para dar a conocer los libros prohibidos e todos los tiempos para su lectura ... eso hace que se lean más lo prohibido atrae...
    Un abrazo de MA y feliz día.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otros tiempo, contradecir a la Iglesia y leer esos libros te podía costar la muerte; hoy, como dices, es una técnica de venta.

      Un abrazo MA

      Eliminar
  23. Y lo que nos recortaron en los libros de Historia qué?
    Le Siècle des Lumières se tradujo en un puro y duro ostracismo.
    Y los libros "rojos" en veneno.

    Me daba a mí que prohibieron más que esos...

    Besos, Emilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno..... si pusiéramos a poner todos los libros que se prohibieron
      en la época de la guerra fria, en la Europa del Este, en China, etc... esto sería el cuento de nunca acabar.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Estas prohibiciones suenan a una Iglesia que enfoca su doctrina en condenar y no es lo que Jesús quiso transmitirnos en su mensaje.

    ResponderEliminar
  25. Está claro que para la Iglesia, desde San Pedro hasta hoy, el conocimiento y el saber estaba castigado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Los comentarios anónimos, será eliminados.

Entradas populares

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO

UNA AMPLIA VISIÓN DEL MUNDO
Población, Indicadores Sociales, ... (pinchar en la imagen)

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER

CONTRA EL MALTRATO DE LA MUJER
MALTRATO, TOLERANCIA CERO

NO, AL TRABAJO INFANTIL

NO, AL TRABAJO INFANTIL
No hipoteques su presente y su futuro. Clicar en la imagen.

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA
Todo camino es bueno para llegar a ella

MIREMOS DE CERCA LA MIGRACIÓN